No soy mi cuerpo.

No soy mi pensamiento.

Tampoco me defino por lo que me rodea.

Somos inmortales, porque venimos

del mismo lugar al que iremos,

y en ese lugar no hay tiempo.

– Pedro Sanz