Durante la mayor parte de mi vida he tratado de imitar a cualquiera que representaba a aquello que pretendía alcanzar. Los calificaba de “mis héroes”. Todos los hemos tenido. Este artículo es un intento de desmitificación para evitar caer en la trampa.

Cuando vemos el éxito de los otro es fácil tratar de imitarles, de perseguir todo tipo de señales para tratar de acercarnos. La inmensa mayoría son incorrectas. Son señales trampa. Son inútiles y no nos conducen a nada. Las cosas no funcionan como creíamos.

Estas son unas cuantas razones para dejar de seguir a nuestros héroes. Y si lo hacemos, al menos debemos seguir únicamente las señales correctas. Señales que probablemente no querrán compartir desde la cima.

1. Los héroes han olvidado hace ya mucho tiempo todos los pasos que hacen falta para llegar al éxito

Estoy inundado hasta el cuello de señales de lo que debería hacer para ser rico, para ser famoso, para perder peso, para tener los músculos de un atleta.

Dos años atrás llegué a la conclusión de que el mejor negocio en internet consistía en enseñar a ganar dinero a otros. En otras palabras: hacerse rico tratando de enseñar a los demás a hacerse ricos. No funciona. Si lo imitas, te darás cuenta tarde o temprano.

Durante esos años estuve siguiendo a los gurús de Internet como Pat Flynn, Traffic Generation Cafe, Coppy Bogger, y todas las macro webs que se han hecho inmensamente ricas tratando de mostrar el camino del éxito a incautos como yo.

¿El resultado?

Ellos se han hecho más ricos a mi costa. Yo no.

El problema es sencillamente que su perspectiva ha cambiado.

Todas sus miserias iniciales, los errores y aquellas lecciones verdaderamente váliosas que aprendieron a base de enorme esfuerzo y prueba y error. Y no las enseñan.

De hecho, las han olvidado!

El principio cuesta un esfuerzo descomunal. Es una cumbre tan empinada que da vértigo mirarla.

Cuando tus héroes miran desde arriba, parece fácil.

Venden unas lecciones para que creamos lo fácil que resulta llegar. Y las compramos, por supuesto.

Lo cierto es que tiempo después ellos ya han olvidado lo que de verdad les costó llegar allí arriba.

2. El escenario ha cambiado radicalmente

Cuatro años atrás era todavía posible hacer una web y generar dinero a base de contenido y una pizca de creatividad e ingenio. Bastaba generar tráfico, conocer unos cuantos secretos de SEO y colocar publicidad.

Si lo hacías bien era posible generar dinero de forma automática y sencilla.

Hoy no es posible. Google y otros motores de búsqueda han evolucionado significativamente y están fuera de nuestro control.

Aquellos modelos de éxito que me mostraban mis héroes ya no funcionan.

El momento en el que ellos se acercaron al éxito puede que no tenga nada que ver con el tuyo.

Y ese detalle lo cambia todo.

Desde arriba te dirán :

“Es sencillo, simplemente imitame! Yo lo conseguí.”

Ignoran que ese camino del éxito ha cambiado. Ellos ya están arriba, les importa poco si los peldaños han cambiado de forma para llegar allí.

Sólo lo conseguirás si sigues tu ruta, no la de otros.

¿Pretendes seguir el camino de Steve Jobs tratando de imitarle? ¿Piensas que la posilibidad de crear una marca del éxito de Apple podría funcionar ahora de la misma forma que 25 años atrás?

Lo que a él le acercó a la cumbre ha cambiado totalmente en 2015. Funcionó en los 80, pero no lo haría ahora.

3. Tu héroe y tu sois personas diferentes

Fui tan ingenuo de imitar a mi héroe durante esos dos años. Creé dos webs que no funcionaron. Y cuanto más trataba de imitarle, más ganaba dinero a mi costa. Hoy en día Pat Flynn con su web SmartPassiveIncome es uno de los mayores gurús del fenómeno “cómo hacerse rico por internet”.

Debo confesar que aprendí algunas cosas de provecho. Pero él gano de mi mucho más que yo de él. Y lo mismo que otros cientos de miles en el mundo que hemos tratado de imitarle.

Pat Flynn vive en USA. Su mercado es 100 veces más grande que el mío -la comunidad de habla española- su mercado tiene 100 veces más tolerancia y recepción a las compras en internet que el mío.

Mi mercado de habla española está 100 veces más atrasado respecto de las compras en internet. Por cierto, vender por internet en español fue objeto de un artículo.

Conclusión

Mi lección aprendida a base de tropiezos ha sido:

Las cosas han empezado a ir bien cuando he hecho las cosas a mi manera, tratando de ser auténtico.

Es imposible triunfar imitando a otros.

Sigue tu llamada.

Usa tu lenguaje.

Deja tu huella.