Los Cuatro Acuerdos es una guía práctica para la libertad personal. Los toltecas fueron una civilización antigua de científicos, artesanos y sabios previa a los aztecas. No es una religión, sino una forma de vida que abraza ideas que asombrosamente resuenan también en otras civilizaciones de otras partes lejanas como el hinduismo y budismo. Este libro es fundamental para aquellas personas que buscan ser más conscientes y liberarse de ataduras de nuestras vidas.

Este artículo pertenece a una serie:

Hemos elegido creer en miles de ideas que se han convertido en nuestras creencias. Nuestra mente y subconsciente se han programado para actuar conforme a ellas. Los cuatro acuerdos ofrece una vía sencilla y práctica para ver y vivir nuestra vida de una forma diferente. Este libro va a estimularnos y abrir nuestra mente, es una lectura amena y sencilla. Lo recomiendo enormemente a todos.

Aquí dejo un extracto de ideas de la primera parte.

Los cuatro acuerdos. Domesticación y el Sueño del planeta

comillasÉl decidió llamarse el “espejo de humo”, para que siempre supiera que la materia es un espejo y el humo que hay entre nosotros es lo que nos impide conocer lo que realmente somos. Soy el espejo de humo porque me estoy mirando a mi mismo al mirarte a todos vosotros, pero no nos reconocemos debido al humo que hay entre nosotros. Ese humo es el Sueño, y el espejo eres tu, el soñador.
Lo que estás viendo y escuchando ahora mismo es un sueño. Estás soñando despierto. Las personas están soñando todo el tiempo, antes incluso de nacer creamos un sueño externo llamado “el sueño del planeta”. Este sueño colectivo consiste en millones de sueños pequeños, sueños personales. […] El sueño del planeta incluye las reglas de la sociedad, sus creencias, sus leyes, sus religiones, sus diferentes culturas, sus gobiernos escuelas, eventos sociales y vacaciones.
El sueño exterior tiene tantas reglas que cuando nace un nuevo ser le introducimos esas reglas en su mente. El sueño exterior es el que sueña papá y mamá, las escuelas y las religiones nos enseñan a soñar.

El sueño exterior nos engancha y nos enseña en lo que creer, comenzando por el lenguaje que hablamos.

Cada letra, cada palabra es un acuerdo.

De niños, no tuvimos la oportunidad de elegir nuestras creencias, acordamos que esa información se nos transmitiera desde el sueño de otros seres humanos.

comillasLlamo a este proceso “la domesticación de los seres humanos”. Mediante esta domesticación aprendemos cómo vivir y cómo soñar. Los niños son domesticados de la misma forma que domesticamos a un perro o un gato.. con un sistema de castigos y recompensas.

El sistema de creencias que creamos es el Libro de Reglas que rige nuestra mente.

La Víctima es la parte de nosotros mismos que recibe las críticas y los juicios, la pena, el castigo. Las creencias acordadas son tan fuertes que todo lo que hagamos en contra de “Libro de Reglas” se traducirá en una sensación en el plexo solar que llamamos miedo.

Romper con el Libro de Reglas supone exponernos a estar inseguros, al miedo, creando un veneno emocional. Por esto hace falta tener tanto coraje para romper nuestras creencias: aunque no las hemos elegido, hemos acordado todas ellas.

Se nos presenta además de la Víctima nuestro otro gran rol: el Juez.

comillas¿Quién dice que haya justicia en este Libro de Reglas? La verdadera justicia sería pagar una sola vez por cada error. La injusticia es paga más de una vez por el mismo error. Cuántas veces pagamos por el mismo error? Miles de veces. El ser humano es el único animal que paga mil veces por el mismo error.
Tenemos una poderosa memoria. Cometemos un error, nos juzgamos nosotros mismos, nos castigamos. Si existiera justicia, lo haríamos una sola vez. Pero cada vez que recordamos lo hacemos una y otra vez. Y si tenemos una esposa o marido nos recordarán de nuevo el error y nos castigaremos. Es eso justo?
Nuestro Juez mental en el Libro de Reglas está equivocado porque todo el Libro de Reglas está equivocado. Todo el sueño está basado en una falsa ley.
El 95% de nuestras creencias que tenemos alojadas en nuestra mente no son más que mentiras, y sufrimos porque creemos en esas mentiras.

El autor entra de lleno en la creación de nuestras propias limitaciones y el origen de la principal: el miedo.

comillasTodo lo que controla el Sueño exterior en el que vivimos está regido por el miedo. Si el infierno fuera un estado mental, estaríamos viviendo en el infierno. “
Cada ser humano vive su propio sueño, y al igual que el sueño de toda la sociedad, está regido por el miedo. Hemos aprendido a soñar en el infierno en nuestra propia vida, en nuestro sueño personal. Nuestro sueño personal puede llegar a convertirse en una pesadilla cuando sufrimos y vivimos en un estado de miedo”

los cuatro acuerdos toltecas Miguel Ruiz

No paramos de buscar y buscar, pero con los acuerdos que hemos almacenado en nuestra mente no tenemos ojos para ver la verdad.

No vemos la verdad porque estamos ciegos.

comillasVivimos en una niebla que no es real. Esa niebla es un sueño, tu sueño personal de vida – tus creencias, todos los conceptos que tienes sobre quién eres, los acuerdos que has hecho con otros, contigo mismo e incluso con Dios. Toda tu mente está en una niebla que los Toltecas llaman mitote.
Hemos aprendido a vivir nuestras vidas tratando de satisfacer las demandas de otros. Hemos aprendido a vivir de acuerdo a los puntos de vista de otras personas debido a nuestro miedo a no ser aceptados y no ser lo suficientemente buenos para los otros.
Tenemos tanto miedo que tarde o temprano otra persona se dará cuenta que no somos quienes pretendemos ser. Juzgamos a los otros de acuerdo a nuestra imagen de perfección y naturalmente se quedan cortos en nuestras expectativas.

Además de haber aprendido el error de vivir de acuerdo a las expectativas de los otros, aparece nuestra auto-tortura: el abuso que nos hacemos a nosotros mismos.

comillasNadie abusa más de nosotros que nosotros mismos, y es el Juez, la Víctima y el sistema de creencias quienes lo logran.
En toda tu vida nadie ha abusado más de ti que lo que abusas de ti mismo. El limite de tu auto-abuso coincide exactamente con el limite que vas a tolerar de otra persona. Si alguien abusa de ti un poco más de lo que tu podrías abusar de ti mismo, probablemente te alejes de esa persona. Pero si alguien abusa de ti un poco menos que lo que abusarías de ti mismo, probablemente te relaciones con esa persona sin final.
En otras palabras, si abusamos de nosotros mismos y nos dejamos de querer, bajamos nuestra autoestima y permitiremos que otro nos pueda humillar y tratarnos mal. Porqué? porque en nuestro interior nuestro Juez dirá “lo merezco”.
Tenemos la necesidad de ser aceptados y amados por otros, pero no podemos aceptarnos y querernos a nosotros mismos.

Cuanto más nos amemos a nosotros mismos, menos experimentaremos este auto-abuso.

Hay miles de acuerdos que hemos hecho con nosotros mismos, con la familia, con la vida, con Dios, y los más importantes los hemos hecho con nosotros mismos. El resultado de todos ellos es nuestra personalidad.

comillasSi quieres vivir una vida de gozo y auto realización, tienes que tener el coraje de romper estos acuerdos que estás basados en el miedo y reclamar tu poder personal.

Nuestro poder personal está limitado por los acuerdos que hemos creado, nos sentimos debilitados, sin poder. La mayor parte de nuestra energía la gastamos en sostener los acuerdos que nos atrapan en el Sueño del planeta.

comillasNecesitamos cambiar los acuerdos. Existen cuatro acuerdos muy poderosos que nos ayudarán a romper con aquellos acuerdos basados en el miedo. Cada vez que rompes un acuerdo, todo el poder que invertiste en crearlo volverá a ti. Si adoptas estos cuatro acuerdos crearán el suficiente poder personal para que cambies tu sistema completo de viejas creencias.
Necesitarás una voluntad muy fuerte para adoptar los Cuatro Acuerdos, pero si  consigues vivir tu vida de acuerdo a ellos, la transformación que experimentarás será asombrosa.

Aquí puedes obtener Los Cuatro Acuerdos en Amazon, version Kindle y en versión papel.

Publicaremos más ideas te este genial libro en más artículos.

 

Photo Credit: h.koppdelaney via Compfight cc