Antes de leer a Ramana Maharsi siempre creí que la meditación consistía en la práctica explicada en esta web en numerosas ocasiones y que en el mejor de los casos reducía la cantidad de pensamientos involuntarios y ayudaba a tener un mayor grado de autocontrol y balance. Durante varios años he practicado lo suficiente como para confirmar que funciona, pero temporalmente. Y ese es el problema.

He llegado a una etapa en la que no me costaba ‘esfuerzo’ en llegar a tener una experiencia de meditación estable y aparentemente profunda. Pero lo que ocurría en el día a día era muy diferente. Ese bienestar y calma que existían encima del cojín de meditación se desvanecían en mi experiencia diaria durante el trabajo y en el resto de los retos habituales que suceden a cualquier persona. El efecto desaparecía sin dejar ni rastro. Muchos autores mencionan que aunque parezca que no deja ‘poso’ realmente si lo hace y que con paciencia y con el paso de los años se acabará notando en todas las situaciones del día a día.

Cuando empecé a leer sobre no-dualidad sucedieron muchas cosas, como si una intuición que me había acompañado fuera explicada de forma rotunda por verdaderos genios que lo han incorporado en su vida (muchos de ellos y sus libros en esta página). Una de las ideas centrales consiste en un tipo de meditación muy particular llamado auto-indagación (Self-enquiry) que nace en el tiempo de los Upanishads y se podría decir que Ramana Maharsi dedicó su vida a mostrarlo. Es la verdadera meditación. El texto fundamental de auto-indagación y escrito por Ramana Maharsi, es el llamado Quién soy yo? que he publicado en esta web con los comentarios de David Godman. Ver aquí la versión sin comentarios de Quién soy yo? de Ramana.

Una de las particularidades de esta meditación es que impide que hayan pensamientos, es decir, no es posible realizarlo y que haya pensamientos a la vez.

Si solo fuera porque esta “práctica” condujera de verdad a eliminar el ruido de la mente ya sería algo increíble. Pero el verdadero objetivo no es ese, es algo mucho más grande y que ha sido explicado por estos autores. Pero nada de lo que se lea sirve para nada, solo sirve aquello que se ha incorporado. Es pasar del comprender (entender intelectualmente) al hacer (la práctica) y del hacer al ser (incorporarlo internamente de forma estable).

Esta auto indagación es algo muy simple, tan simple que puede realizarse en cualquier situación: sentado o andando en la calle, ajetreado o en calma. Se inicia con una pregunta, que varía según los autores y enseñanzas: Nisargadatta y Ramana usaban “¿Quién soy yo?”, Rupert Spira usa “¿Qué soy yo?”, pero pueden usarse muchas otras como “¿Estoy consciente?”, “¿Estoy vivo?”, “¿Qué es todo esto?”. Otro fabuloso genio como Douglas Harding lo describió de forma magistral en su libro “Vivir sin cabeza” y en otros como “Head off stress”.

Nota: Esa pregunta inicial es solo un activador, no consiste en seguir preguntando (aunque la práctica se llame auto-indagación no se trata repetir haciéndonos la pregunta… es uno de los problemas de las traducciones de la palabra original atma-vichara) sino en experimentar lo que sucede y mantenernos insistentemente en ese estado.

La técnica está explicada en muchas fuentes, debajo indico una guía con las referencias que creo que son más útiles.

 

Referencias recomendadas: