Ir a la página central de Nisargadatta Maharaj.


Interlocutor: Por favor, díganos cómo se realizó (iluminó).

Maharaj: Encontré a mi Gurú cuando tenía 34 años y alcancé la realización a los 37.

Int: ¿Qué ocurrió? ¿Cuál fue el cambio?

Mah: El placer y el dolor dejaron de tener dominio sobre mí. Estaba libre de deseo y de temor.

Me encontré a mí mismo pleno, sin necesidad de nada. Vi que en el océano de la presencia-consciente pura (“pure awareness”), en la superficie de la consciencia universal, las innumerables olas de los mundos emergen y se sumergen sin comienzo ni fin. Como consciencia, todos ellos están en mí. Como eventos, todos son míos. Hay un poder misterioso que cuida de ellos. Ese poder es la presencia-consciente (Awareness), el Ser (Self), la Vida, Dios, puede darle el nombre que quiera. Es el fundamento, el soporte último de todo lo que es, lo mismo que el oro es la base de toda la joyas hechas de ese material. ¡Y es tan íntimamente nuestro! Haga abstracción del nombre y la forma de las joyas y el oro deviene manifiesto. Libérese (abstraerse) del nombre y de la forma, y de los deseos y temores que crean — ¿qué queda entonces?

Int: Nada.

Mah: Sí, el vacío es lo que queda. Pero el vacío está lleno a rebosar. Es la

potencialidad eterna, como la consciencia es la actualidad eterna.

Int: ¿Por potencialidad usted quiere decir el futuro?

Mah: El pasado, el presente y el futuro — los tres están ahí. E infinitamente más.

Int: Pero puesto que el vacío es vacío, es de poca utilidad para nosotros.

Mah: ¿Cómo puede usted decir eso? Sin ruptura en la continuidad, ¿cómo puede haber un renacer? ¿Puede haber renovación sin muerte? Incluso la obscuridad del sueño profundo es refrescante y rejuvenecedora. Sin la muerte habríamos sido tragados para siempre en el pantano de la senilidad eterna.

Int: ¿No hay ninguna cosa tal como la inmortalidad?

Mah: Cuando vida y muerte se ven como esenciales una a la otra, como dos aspectos de un sólo ser, eso es inmortalidad. Ver el fin en el comienzo y el comienzo en el fin es lo más íntimo de la eternidad. Definitivamente, inmortalidad no es continuidad. Sólo el proceso de cambio es lo que continúa. Nada perdura.

Int: ¿La presencia-consciente (awareness) perdura?

Mah: La presencia-consciente no es del tiempo. El tiempo existe sólo en la consciencia. Más allá de la consciencia, ¿dónde están el tiempo y el espacio?

Int: Dentro del campo de su consciencia está también su cuerpo.

Mah: Por supuesto. Pero la idea «mi cuerpo», como algo diferente de los demás cuerpos, no está ahí. Para mí es «un cuerpo», no «mi cuerpo», «una mente», no «mi mente». La mente cuida del cuerpo perfectamente, yo no necesito interferir. Lo que es necesario que se haga se hace, de una manera normal y natural.

Usted puede no ser enteramente consciente de sus funciones fisiológicas, pero cuando se trata de pensamientos y sentimientos, deseos y temores, usted deviene agudamente consciente de usted-mismo. Para mí éstos son también inconscientes. Yo me encuentro a mí mismo hablando a la gente, o haciendo cosas de modo correcto y apropiado, sin ser muy consciente de ellas. Parece como si yo viviera mi vida física, mi vida de vigilia, automáticamente, reaccionando espontáneamente y con precisión.

Int: ¿Viene esta respuesta espontánea como resultado de la realización, o por entrenamiento?

Mah: Por ambos. La devoción a su meta le hace a usted vivir una vida limpia y ordenada, entregada a indagar la verdad y a ayudar a la gente, y la realización hace fácil y espontánea a la virtud noble, suprimiendo para siempre los obstáculos en forma de deseos y miedos e ideas erróneas.

Int: ¿Usted ya no tiene deseos y temores?

Mah: Mi destino fue nacer como un ser humano simple, alguien común, un humilde comerciante, con poca educación formal. Mi vida era del tipo común, con deseos y temores comunes. Cuando, a través de mi fe en mi maestro y de la obediencia a sus palabras, realicé mi-ser-verdadero (“my true being”), dejé atrás mi naturaleza humana al cuidado de sí misma, hasta que su destino se agote. Ocasionalmente tiene lugar en la mente una vieja reacción emocional o mental, pero inmediatamente es advertida y desechada. Después de todo, mientras uno carga el fardo de una persona, uno está expuesto a sus idiosincrasias y hábitos.

Int: ¿No tiene usted miedo de la muerte?

Mah: Yo ya estoy muerto.

Int: ¿En qué sentido?

Mah: Yo estoy doblemente muerto. No sólo estoy muerto a mi cuerpo, sino a mi mente también.

Int: ¡Bien, usted no parece muerto en absoluto!

Mah: ¡Eso es lo que usted dice! ¡Usted parece conocer mi estado mejor que yo!

Int: Disculpe. Pero es que no comprendo. Usted dice que usted es sin cuerpo y sin mente, mientras que yo le veo a usted bien vivo y hablando con coherencia.

Mah: Hay un trabajo tremendamente complejo que se lleva a cabo continuamente en su cerebro y en su cuerpo, ¿es usted consciente de él? No, en absoluto. Sin embargo, para alguien exterior todo parece efectuarse inteligentemente y con un propósito. ¿Por qué no admitir que toda la vida personal de uno está ampliamente inmersa por debajo del umbral de la consciencia y que no obstante opera con cordura y fluidez?

Int: ¿Es normal?

Mah: ¿Qué es normal? ¿Es normal su vida — obsesionada por deseos y temores, llena de luchas, carente de significado y de dicha? ¿Es normal ser profundamente consciente de su cuerpo? ¿Es normal estar desgarrado por los sentimientos, torturado por los pensamientos?

Un cuerpo saludable, una mente saludable viven en gran medida sin ser percibidos por su propietario; sólo ocasionalmente, a través del dolor o del sufrimiento reclaman atención y conocimiento. ¿Por qué no extender lo mismo a toda la vida personal?

Uno puede funcionar correctamente, respondiendo bien y plenamente a todo lo que acontece, sin tener que traerlo al foco de la presencia-consciente (awareness). Cuando el control de uno mismo se hace algo natural y espontáneo, la presencia-consciente lleva su foco hacia niveles de existencia y acción más profundos.

Int: ¿No deviene usted un robot?

Mah: ¿Qué daño hay en hacer automático, lo que es habitual y repetitivo? Es automático de todos modos. Pero cuando también es caótico, causa dolor y sufrimiento y reclama atención. Todo el propósito de una vida limpia y bien ordenada es liberar al ser humano de la esclavitud del caos y de la carga del sufrimiento.

Int: Usted parece estar a favor de una vida computerizada.

Mah: ¿Qué hay de malo en una vida libre de problemas? La personalidad es sólo un reflejo de lo real. ¿Por qué el reflejo no habría de ser fiel al original como algo dado por supuesto, automáticamente? ¿Necesita la persona tener diseños propios?

La vida de la que es una expresión le guiará. Una vez se haya dado cuenta de que la persona es sólo una sombra de la realidad, pero no la realidad misma, dejará de inquietarse y de tener preocupaciones. Así aceptará ser guiado desde dentro y la vida se convertirá en un viaje hacia lo desconocido.


The person is not reality

Questioner: Kindly tell us how you realized:

Maharaj: I met my Guru when I was 34 and realized by 37.

Q: What happened? What was the change?

M: Pleasure and pain lost their sway over me. I was free from desire and fear. I found myself full, needing nothing. I saw that in the ocean of pure awareness, on the surface of the universal consciousness, the numberless waves of the phenomenal worlds arise and subside beginninglessly and endlessly. As consciousness, they are all me. As events they are all mine. There is a mysterious power that looks after them. That power is awareness, Self, Life, God, whatever name you give it. It is the foundation, the ultimate support of all that is, just like gold is the basis for all gold jewellery. And it is so intimately ours! Abstract the name and shape from the jewellery and the gold becomes obvious. Be free of name and form and of the desires and fears they create, then what remains?

Q: Nothingness.

M: Yes, the void remains. But the void is full to the brim. It is the eternal potential as consciousness is the eternal actual.

Q: By potential you mean the future?

M: Past, present and future — they are all there. And infinitely more.

Q: But since the void is void, it is of little use to us.

M: How can you say so? Without breach in continuity how can there be rebirth? Can there be renewal without death? Even the darkness of sleep is refreshing and rejuvenating. Without death we would have been bogged up for ever in eternal senility.

Q: Is there no such thing as immortality?

M: When life and death are seen as essential to each other, as two aspects of one being, that is immortality. To see the end in the beginning and beginning in the end is the intimation of eternity. Definitely, immortality is not continuity. Only the process of change continues. Nothing lasts.

Q: Awareness lasts?

M: Awareness is not of time. Time exists in consciousness only. Beyond consciousness where are time and space?

Q: Within the field of your consciousness there is your body also.

M: Of course. But the idea ‘my body’, as different from other bodies, is not there. To me it is ‘a body’, not ‘my body’, ‘a mind’, not ‘my mind’. The mind looks after the body all right, I need not interfere. What needs be done is being done, in the normal and natural way. You may not be quite conscious of your physiological functions, but when it comes to thoughts and feelings, desires and fears, you become acutely self-conscious. To me these too are largely unconscious. I find myself talking to people, or doing things quite correctly and appropriately, without being very much conscious of them. It looks as if I live my physical, waking life automatically, reacting spontaneously and accurately.

Q: Does this spontaneous response come as a result of realization, or by training?

M: Both. Devotion to your goal makes you live a clean and orderly life, given to search for truth and to helping people, and realization makes noble virtue easy and spontaneous, by removing for good the obstacles in the shape of desires and fears and wrong ideas.

Q: Don’t you have desires and fears any more?

M: My destiny was to be born a simple man, a commoner, a humble tradesman, with little of formal education. My life was of the common kind, with common desires and fears. When, through my faith in my teacher and obedience to his words, I realized my true being, I left behind my human nature to look after itself, until its destiny is exhausted. Occasionally an old reaction, emotional or mental, happens in the mind, but it is at once noticed and discarded. After all, as long as one is burdened with a person, one is exposed to its idiosyncrasies and habits.

Q:Are you not afraid of death?

M:I am dead already.

Q: In what sense? M: I am double dead. Not only am I dead to my body, but to my mind too. Q: Well, you do not look dead at all! M: That’s what you say! You seem to know my state better than I do!

Q: Sorry. But I just do not understand. You say you are bodyless and mindless, while I see you very much alive and articulate.

M: A tremendously complex work is going on all the time in your brain and body, are you conscious of it? Not at all. Yet for an outsider all seems to be going on intelligently and purposefully. Why not admit that one’s entire personal life may sink largely below the threshold of consciousness and yet proceed sanely and smoothly?

Q: Is it normal?

M: What is normal? Is your life — obsessed by desires and fears, full of strife and struggle, meaningless and joyless — normal? To be acutely conscious of your body is it normal? To be torn by feelings, tortured by thoughts: is it normal? A healthy body, a healthy mind live largely unperceived by their owner; only occasionally, through pain or suffering they call for attention and insight. Why not extend the same to the entire persona! life? One can function rightly, responding well and fully to whatever happens, without having to bring it into the focus of awareness. When self-control becomes second nature, awareness shifts its focus to deeper levels of existence and action.

Q: Don’t you become a robot?

M: What harm is there in making automatic, what is habitual and repetitive? It is automatic anyhow. But when it is also chaotic, it causes pain and suffering and calls for attention. The entire purpose of a clean and well-ordered life is to liberate man from the thraldom of chaos and the burden of sorrow.

Q: You seem to be in favour of a computerized life.

M: What is wrong with a life which is free from problems? Personality is merely a reflection of the real. Why should not the reflection be true to the original as a matter of course, automatically? Need the person have any designs of its own? The life of which it is an expression will guide it. Once you realize that the person is merely a shadow of the reality, but not reality itself, you cease to fret and worry. You agree to be guided from within and life becomes a journey into the unknown.


Ir a la página central de Nisargadatta Maharaj.