comillas

En la mente del principiante hay muchas posibilidades, pero en la del experto hay muy pocas.

Shunryu Suzuki

La gente dice que practicar Zen es difícil, pero la gente no entiende el porqué. No es porque sea difícil sentarse en la posición de loto cruzados de piernas, o por llegar a la iluminación. Es difícil porque es duro mantener nuestra mente pura y nuestra práctica también pura en su sentido fundamental.

Este artículo es un extracto del libro Zen Mind, Beginner’s Mind de Shunryu Suzuki. Es el libro básico para iniciarse en el Zen, y está compuesto por textos de las charlas que daba el maestro en USA. A juzgar por los comentarios de los lectores con el paso de los años, es un libro muy apreciado. Igualmente parece ser un libro básico e inicial. También es repetido el comentario de la gente que ha recorrido el camino, que los libros acerca de Zen son extremadamente complicados y difíciles de entender como el Shobo Genzo. Este no lo es

La mente zen es la mente del principiante

La mente Zen, La mente del principiante

Shunryu Suzuki. 1904-1971

En Japón existe la palabra shoshim que significa “la mente del principiante”. El objetivo de la práctica zen es mantenerte en la mente del principiante.

Durante un tiempo lo conseguirás y mantendrás la mente inicial, pero a medida que avanzas en la práctica, en dos o tres años más, aunque mejores un poco, llegarás a perder el sentido del significado sin límites de la mente original.

Para los estudiantes de zen, lo más importante es la no dualidad. Nuestra “mente original” incluye todo dentro de si misma. Es rica y suficiente en si misma. No debes perder tu estado de “autosuficiencia mental”. Eso no significa que tengas una mente cerrada, sino realmente vacía y a la vez preparada. Cuando tu mente está vacía, está lista para cualquier cosa, está abierta a todo.
la mente del principiante

En la mente del principiante hay muchas posibilidades, pero en la mente del experto hay unas pocas.

En la mente del principiante no existen pensamientos como “He logrado algo”. Cuando no tenemos pensamientos acerca de nuestros logros, sin pensamientos del yo (ego), entonces somos auténticos principiantes. A partir de ese momento podemos comenzar a aprender de verdad.

La mente del principiante es está llena de compasión, sin límites. En ese momento seremos auténticos con nosotros mismos.

Así que lo más difícil que hay es mantenerse en la mente del principiante. No es necesario tener un gran conocimiento del Zen.

Este es el gran secreto de todas las Artes: siempre permanecer como un principiante. Se muy cuidadoso en este punto. Si comienzas a practicar Zazen, empezarás a apreciar tu mente principiante. Este es el secreto de la práctica Zen.”

– Shunryu Suzuki