Fuente: John Wheeler, de su libro “You were never born”, 2007.  John se ha retirado de la vida pública y ha dejado de publicar sus libros. Aquí tienes la versión en pdf de “You were never born“. Ver aquí todos los artículos sobre John Wheeler. Nota: todo esto forma parte de artículos relacionados con la no-dualidad.


 

La memoria llega al momento presente en forma de pensamientos e imágenes, igual que cualquier otra actividad mental. La memoria es una forma de pensamiento, y surgen y pasan a través de la presencia-consciencia de ese instante. De forma práctica se puede decir que la memoria es como una función que une, coordina y llama a otros pensamientos. La memoria guarda conceptos e imágenes y los devuelve al momento presente. Las creencias condicionadas como la noción de ser seres separados junto con todas las auto-identificaciones (con el cuerpo, mente, etc) sobreviven en la memoria. Sin la memoria no tienen ninguna sustancia, no tienen continuidad ni existencia real. Así que se puede decir que todos los problemas que tenemos se deben a la capacidad de tener memoria. Todas nuestras creencias, nuestros puntos de vista y nuestras hipótesis del pasado están guardadas en la memoria. Además de esto, el punto de referencia de tu “yo” reside en la memoria.

La memoria es algo complicado de analizar. Ocurre como con el concepto de “la mente”. ¿Dónde está la mente? Existen pensamientos que pasan a través de la presencia-consciencia, pero ¿dónde está “la mente” aparte de ellos? Igual pasa con la memoria. A ella le otorgamos una función como a una entidad, pero ¿dónde está la memoria a parte de los pensamientos que surgen en cada instante? Lo que ocurre es simplemente que catalogamos a algunos pensamientos como “memoria” y luego asumimos un pasado al cual esos pensamientos están referidos. De es forma se crea todo un mundo conceptual a partir de los pensamientos. Pero todos ellos están ocurriendo aquí y ahora, en la presencia-consciente del instante presente.

En un momento estamos concibiendo algo en el pasado, una entidad que tuvo lugar en un mundo del pasado, es una memoria que contiene todo y a nosotros en medio de todo aquello. Pero analízalo en profundidad y mira lo que está ocurriendo realmente. En la presencia-consciencia del instante actual, los pensamientos aparecen y desaparecen. Todo aquello es puramente conceptual e imaginado. El tiempo, el mundo externo y el ser como entidad separada todos ellos están otorgados al pensamiento. Los hemos tomado como si fueran reales, pero no tienen realmente ningún valor real, son insustanciales por si mismos.

Esto es fácil de ver por ejemplo en un sueño. Cuando estás en estado de sueño puedes tener una discusión con un amigo acerca de algo que hicisteis juntos hace cinco años (dentro del sueño). Comenzáis a hablar entre los dos sobre varios temas que ocurrieron entonces y los recuerdos apropiados parecen corroborar la historia. Cuando te despiertas te das cuenta que todo se ha fabricado por tu mente durante el tiempo que estuviste dormido. No existió ningún pasado en absoluto, ¡además no existieron ninguno de los protagonistas del sueño! Pero todas las apariencias se tomaron como reales. Sin embargo, la presencia-consciente siempre estuvo más allá, sin ser tocada. Ni siquiera estuvo en el sueño, sino que el sueño ocurrió dentro de ella. Esa presencia no tiene ninguna de las limitaciones de las apariencias del sueño. Tampoco es ninguna entidad ni un personaje del sueño. Es la misma presencia que existe en este mismo momento en el que estás despierto.

De forma convencional, se puede decir que tu mente crea la noción de un ser separado y que esa es una creencia que se sostiene en la memoria. Hasta ahí no haría ningún daño. Pero la realidad es que lo único que representa ese ser separado son pensamientos del momento presente. No hay ningún ‘pensador’ ni ningún ‘yo’ separado que puedas encontrar. Tu identidad real es ese espacio vacío y completamente libre de presencia-consciencia. Todos los pensamientos centrados en ti mismo no tienen ningún fundamento, ya que no hay nadie a quien puedan aplicar. Ve esto con claridad y ya no hará falta nada más. Este es el corazón del mensaje. Cuando veas esto, el sufrimiento, las dudas, la búsqueda y tus problemas personales se disolverán completamente.