Seleccionar página

La sociedad en la que vivimos no nos ayuda a confiar en nosotros sino más bien lo contrario. Nos enseña a confiar en demasiados factores externos, todo tipo de instituciones y sistemas rígidos que nos atrapan.

Hemos aceptado una serie de acuerdos que forman parte del Sistema en el que vivimos, y que debemos romper para ser más felices.

También esta sociedad ha creado un sistema en el que interesa que haya el mayor número de personas sin confianza: mayores ventas, mayores opciones para solventar nuestros problemas y cobrar por ello.

Las personas con autoconfianza se mueven con autonomía y son libres e impredecibles.

A las personas con autoconfianza no se les puede obligar a creer en nada externo. Si sienten, confiarán; si aman, confiarán. Estarán dispuestos a arriesgarlo todo si realmente confían, pero solo cuando lo sientan de verdad

Esta es la diferencia entre creer y confiar:

Creer es algo teórico. Se puede creer en una ciencia, en una teoría, en una idea. Está en la mente y se puede cambiar.

Confianza es existencial. Nace de uno mismo, esta dentro.

La confianza no tiene raíces, y no necesita cuidado ya que realmente nunca ha nacido, de forma que no muere. Las raíces de la confianza están en lo más profundo del ser.

Confianza y el pasado

Una de las cosas que más nos cuesta olvidar es el pasado. Existen muchos factores del pasado que influyen en lo que nos ocurre en el momento presente de la vida.

Dejar atrás el pasado asusta.

Es como si dejáramos atrás una parte de nuestra propia identidad, algo nuestro.

Es como si tuviéramos que olvidarnos de nosotros mismos y eso nos asusta de verdad. Al fin y al cabo, el pasado es lo único que conocemos de nosotros mismos.

En muchas tradiciones y culturas se hace énfasis en desaparecer (zen, hinduismo). Cuanto más uno desaparece, más se puede conectar con lo divino. Esta forma de desaparecer es la raíz de lo que nos han dejado sobre la meditación, el estar presente en cuerpo y mente con nuestro ser en atención pura y escucha.

Es algo que parece tan simple pero personalmente me resulta tan complicado de llevar a la práctica con regularidad.

Igualmente la sociedad occidental nos ha llevado hacia la dirección contraria: a la actividad permanente y a evitar escucharnos a nosotros mismos.

Volver a conseguir un estado de silencio e inocencia (no juzgar) es difícil pero perfectamente posible con perseverancia. La meditación es justo llegar a nuestro centro. ¿Hace cuánto olvidamos escuchar nuestra voz?

Para poder tomar la rienda de nuestras vidas y tener autoconfianza hace falta dejar atrás ese ruido externo y decir adiós a las voces de en un pasado nos dictaron normas y conductas, lo que tenía que ser en el pasado ya no lo es en el futuro. Da igual a quien pertenecían esas voces. Lo único que cuenta es que esa voz no es tuya.

Algunas frases brillantes sobre la confianza

  • Haz como si tomaras la vida en serio. Los listos, si te creen, te considerarán digno de confianza; si no te creen, te tomarán por listo. Walter Serner
  • Un hombre que es él mismo, que ha cortado los lazos con el pasado, original y fuerte como un león e inocente como un niño, podrá llegar a las estrellas. Osho
  • Todo lo que necesitas es ignorancia y confianza: así el éxito está asegurado. Mark Twain

O bien nos hacemos miserables, o bien nos hacemos fuertes. La cantidad de trabajo es el mismo. Carlos Castaneda