Nos han metido en la cabeza que cada persona “nace” con una serie de aptitudes inamovibles y que solo vamos a desarrollar una actividad con pasión en la vida. A nuestro alrededor todos nos catalogan con una idea rígida sobre lo que hacemos y nos dedicamos, como si no pudiéramos evolucionar y mejorar. Reinvéntate y encuentra tu pasión!

Lo cierto es que la pasión de cada uno no es fija sino que puede ser creada… y nos podemos reinventar totalmente en una forma en la que no nos podríamos haber imaginado.

Incluso es posible convertir actividades que tenemos que hacer, en una pasión.

¿Qué podría ser mejor que convertir una actividad que tenemos que hacer, en una pasión?

Convertir lo que hemos elegido en lo que realmente queremos, nos acerca a la felicidad de una forma directa.

Estudiar, trabajar, aprender algo, todo tiene el potencial de convertirse en algo creativo y que podemos reconvertir en una pasión.

Convertir una actividad cualquiera en una pasión, equivale a dejar de verlo todo como blanco y negro para pasar a verlo en color.

Sal ahí afuera y encuentra tu pasión!

1. Conviértelo en un juego

Define tu mismo tus reglas, tus objetivos, y la forma de conseguirlo.

Cuando convertimos una obligación en una actividad en la que definimos parte de las reglas, la mente entra en flujo creativo y disfrutamos en el proceso.

2. Sé curioso

Olvida ideas preconcebidas y piensa en la tarea como si fuera la primera vez.

Analiza, aprende, pregunta, afróntalo como si fueras nuevo y te lo preguntaras todo.

La curiosidad es básica para disfrutar y crear una pasión.

3. Ponte objetivos

Otros nos pueden imponer el objetivo final, pero nosotros mismos podemos definir objetivos intermedios.

Hay que poner orden en las fechas de cada tarea y usar técnicas para ser productivo.

Tenemos que intentar que nosotros controlemos el proceso todo lo que podamos. Hacernos dueños y responsables, cuanto más, mejor.

Incluso las tareas más rutinarias y aburridas se pueden convertir en interesantes definiendo estos objetivos.

La sensación de ir cumpliendo paso a paso cada subtarea, es una potente forma de motivarnos y empujarnos hacia delante.

 4. Sé tu mismo

Deja tu huella en lo que haces. Usa tu carácter, expresión y tu sello particular.

Haz que cualquier tarea se convierta en una oportunidad de dejar tu expresión personal, tu código.

5. Focaliza

No conviene enfocarse en demasiadas actividades. Yo hace años hacía al menos diez actividades a las que consideraba igualmente importantes para mi.

Quien mucho abarca, poco aprieta. No puede ser más válido.

No es posible profundizar de igual forma enfocándonos en diez actividades que haciéndolo con una.

Ten presente tu planificación de lo que quieres conseguir, pero enfócate al corto plazo, al presente.

6. Simplifica

Unido al punto anterior, elimina de tu vida las actividades en las que no te puedes centrar, pero que te causa malestar o frustración el hecho de no poder hacerlas.

Es mejor hacerlo todo con intensidad. Y si no es posible, trata de eliminar esa tarea.

6. Reinventa tus talentos

Los talentos que ya poseemos se pueden usar en distintas actividades.

Una persona con dotes artísticos puede usar su creatividad para solucionar problemas complejos en la empresa.

Igualmente tus cualidades por dispares que parezcan, pueden encajar en muchos aspectos de tu actividad laboral.

¿Has pensado cómo puedes aprovechar tus talentos para actividades distintas?

7. Reprograma la frustración

A veces nos damos cuenta que la tarea es demasiado grande, o que no estamos lo suficientemente preparados.

Para, descansa y analiza. Desarrolla habilidades, estudia y conoce la tarea a fondo.

Comienza probando poco a poco de forma que la frustración inicial no arruine la experiencia.

Cuidado con las obligaciones: si dejas que una tarea que te gusta se convierta en obligación, dejará de ser una pasión.

8. Rodéate de la gente adecuada

La energía que proporcionan otras personas al contagiar su entusiasmo es una enorme ayuda.

No solo hay que rodearse de la gente adecuada, sino que también hay que vigilar no se nos acerquen los del polo opuesto: los vampiros de energía.

 9. Fórmate

Aprende todo lo que puedas sobre esa materia, intenta conocer todos los detalles, leer y copiar de otros que lo han hecho antes que tú.

Saca lo mejor de los ejemplos que veas e incorpóralos a tu repertorio.

No dudes en robar ideas, pero ponles tu sello y hazlas tuyas.

10. Confianza

Para actuar con pasión hace falta confianza. Confía en tus posibilidades incluso aunque lleguen hasta lugares desconocidos.

Usa la visualización creativa para programar tu subconsciente.

Photo Credit: Aristocrats-hat via Compfight cc