Cuando estés en la batalla
Utiliza las técnicas estándar para avanzar,

pero utiliza aquello fuera de lo común para conseguir la victoria.

– Sun Tzu

En el libro “Awake at Work”, Michael Carroll explica un interesante planteamiento en forma de 35 máximas para desarrollar nuestro trabajo diario (Awake at Work: 35 Practical Buddhist Principles for Discovering Clarity and Balance in the Midst of Work’s Chaos).

En un artículo anterior hice una introducción del libro y también resumí la primera de sus cuatro máximas principales, llamada “Equilibrar los dos esfuerzos”.

Aquí resumo la máxima:

Aceptar el caos en el trabajo

Muchos conservamos la esperanza que podemos controlar nuestros empleos. Deseamos ser los autores de nuestro trabajo y no las víctimas de circunstancias no planeadas. Queremos sentirnos en la cima del juego y dominar todos los detalles. También queremos permanecer en él de forma que no tengamos que preocuparnos por la inestabilidad.

Los informes financieros, las hojas excel llenas de datos, las rutinas y las agendas otorgan una apariencia de fiabilidad, de orden. Pero lo que pretendemos hacer en el trabajo rara vez coincide con la realidad.

El trabajo es en si mismo impredecible y caótico por naturaleza, lleno de sorpresas.

Ese caos nos afecta de forma directa y personalmente. Vamos al trabajo con una expectativa y acabamos consiguiendo otra muy distinta.

Podemos aceptar un nuevo trabajo con todas sus promesas y desafíos. Nos contratan y nos llevamos la sorpresa que el manager que nos ha seleccionado de repente se va de la empresa. Nos quedamos con un nuevo jefe y un desafío totalmente distinto.

También podemos convencer a nuestro jefe de un nuevo planteamiento para invertir en un gran proyecto. Invertimos esfuerzo y horas de trabajo en ello. Después nos comunican que el presupuesto del departamento se ha reducido a la mitad y que debemos despedir a la mitad del personal.

Toda esta dosis de realidad hace tambalear cualquier hoja excel, presentación y planning.

Este tipo de incertidumbre afecta a todos y cada uno de nosotros. Aún así acabamos refiriéndonos a esta circunstancia como “un desastre”. Tratamos a las sorpresas en el trabajo como si fueran errores. Deseamos que todo suceda de forma plana, estable, sin sobresaltos ni conflictos.

La realidad es que no hay ninguna solución al caos del trabajo, por su propia naturaleza siempre genera incertidumbre.

La buena noticia es que no es necesario tratar la incertidumbre y el caos del trabajo como si fuera algo estresante. De hecho puede llegar a ser justo aquello que vamos buscando.

En el texto El Arte de la Guerra, Sun Tzu nos da una instrucción muy clara:

“Cuando estés en la batalla utiliza las técnicas estándar para avanzar,

pero utiliza aquello fuera de lo común para conseguir la victoria.”

Sun Tzu nos aconseja que la preparación previa siempre es necesaria (las estrategias “ortodoxas”). Pero la victoria no llega de lo que es normal, sino de lo extraordinario, de lo que no consideramos habitual.

Sun Tzu revela la realidad de la naturaleza de la guerra: es impredecible y caótica.

  • El guerrero que consigue la victoria lo hace adaptándose a lo impredecible en el campo de batalla
  • El guerrero debe poseer la victoria en cada fibra de su cuerpo antes incluso de comenzar la batalla
  • El guerrero debe estar relajado y atento al momento presente, de forma constante
  • El guerrero que más se adapte a la situación real será más poderoso y no tendrá miedo. Llegará a ser un líder

La instrucción de Sun Tzu para comprometernos con lo “extraordinario” consiste en primero “conocernos a nosotros mismos”, y a partir de ahí dejar que surja la inteligencia natural. En definitiva consiste en estar despiertos, atentos.

Todos nuestros MBA’s, informes mensuales, reuniones de personal, forman parte de la estrategia estándar. Según Sun Tzu nunca llegaremos a triunfar en el trabajo si dependemos de ellas.

Únicamente permaneciendo abiertos y atentos a los sucesos impredecibles y extraordinarios y comprometiéndonos con ellos conseguiremos tener éxito.

La frase adaptada a nuestro empleo es:

En el trabajo, utiliza las rutinas establecidas para perseguir los objetivos.
Utiliza el caos y las sorpresas para conseguir la victoria.

No podemos jamás tener un control sobre nuestra vida al completo, no podemos perseguir la seguridad.

Desarrollando y aceptando la actitud que el trabajo es un caos llegaremos a aprender a relajarnos y aumentar nuestra curiosidad sobre todo aquello que ocurre a nuestro alrededor. Esta es la mejor estrategia para el éxito.

Aquí puedes comprar en Amazon y descargar el libro Awake at Work: 35 Practical Buddhist Principles for Discovering Clarity and Balance in the Midst of Work’s Chaos.

En Hoy Motivación tienes muchos más artículos relacionados con el trabajo y la carrera profesional.

 

Crédito foto: Flickr