Seleccionar página

Fuente: John Wheeler, de su libro “You were never born”, 2007.  John se ha retirado de la vida pública y ha dejado de publicar sus libros. Aquí tienes la versión en pdf de “You were never born“. Ver aquí todos los artículos sobre John Wheeler. Nota: todo esto forma parte de artículos relacionados con la no-dualidad.


 

Todo lo que va a suceder es que los pensamientos, sensaciones y emociones surgirán momentáneamente y luego desaparecerán. Son objetos efímeros como si formaran parte de un sueño. Todos ellos surgen dentro de la luz clara e inmutable de tu ser. Tu ser no es un pensamiento. Tampoco está contenido por el pensamiento. Así que reconoce esta presencia y vuelve a ella. Es perfectamente limpia, libre y abierta, igual que un cielo sin nubes.

Los pensamientos y las emociones nunca causan sufrimiento. ¿Cómo podrían, si realmente no te pueden tocar? Desaparecen en un instante. Nuestro único problema es fascinarnos con ellos porque los tomamos como la verdad.

Los pensamientos que llevan al sufrimiento son historias que giran en torno a la identificación con un “yo” central, que es incompleto y separado. Sufrimos porque nos centramos en esos pensamientos. De otra forma pasarían de lado sin tocarnos.

Los pensamientos sobreviven porque se refieren a un ser separado que tomamos como algo real y presente. Deja todo. Para en este mismo instante y mira en tu experiencia. ¿Ves a alguna persona con problemas aquí? ¿ves algo? ¿o bien solo sensaciones y pensamientos que llegan y se van? Aquí ya no hay nada más. La persona con defectos en la que tenemos tanta fijación es un mito. No existe. Lo único que hay es la presencia luminosa, abierta y espaciosa. Darte cuenta de esto porque quema y anula toda la niebla mental.

Es preciso dejar de enfocarnos en la mente. Sal y da un paseo. Mira el cielo, los árboles, tu alrededor. Date cuenta cómo esa presencia engloba a todo. El pensamiento conceptual es simplemente una pequeñísima parte del todo.

Permanece atento al campo de la presencia-consciencia. Esto reduce la fijación en los pensamientos pasajeros. Puedes hacer lo que mejor te funcione para dejar de estar enfocado en pensamientos y sensaciones. Todos ellos pasarán. Tu permanecerás.