Cuando pierda el rumbo recordaré que tu eres el norte que apunta mi brújula.

Cuando me ahogue en el sueño de la vida recordaré que tu eres espuma de mar en la tarde.

Pero eso sería el futuro.

Y ahora estoy aquí.

Contigo.

– Pedro Sanz