Los días se hacían interminables y los minutos transcurrían a cámara lenta. Había mañanas en las que no era capaz de levantarme de la cama para ir al trabajo y me ponía enfermo. No podía más aguantar aquella sensación de apatía total. Por más que me empeñaba en intentar sentirme bien, no lo conseguía. Me sentía tan desganado que era incapaz de hacer nada nuevo, como si me hubiera oxidado tanto que ya nada podría hacerme superar el listón. No entendía porqué me sucedía, solo sabía que antes yo no era así. Había perdido la energía para activarme y aceptar nuevos desafíos. El mero hecho de tener que cambiar la tarea que hacía me provocaba rechazo, incluso tenía temor a la novedad. Pero yo no era así! jamás me había pasado. ¿Qué fue lo que ocurrió? ¿Qué explicación había?

Nota: Este texto forma parte de una serie de artículos acerca de “Motivación laboral ]

Todos sin excepción durante determinados períodos nos sentimos totalmente incapaces, bloqueados como si no supiéramos que cambiar. Aunque hay muchos motivos, uno de ellos relacionado con el trabajo, es que hemos perdido un importante motivador: la sensación de la competencia profesional.1.

¿Cómo nos afecta la competencia profesional cuando todo va bien?

Cuando nos sentimos competentes y capaces tenemos el mundo a nuestros pies, no nos importa lanzarnos a lo desconocido ni aceptar retos, en esas situaciones poseemos un nivel de confianza en nosotros elevado.

Cuanta más competencia sentimos en nuestro trabajo, más confianza y más retos seremos capaces de aceptar… y finalmente se vuelve a cerrar el círculo para expandirnos.

Pero:

Cuando nos sentimos que estamos fallando en nuestra competencia profesional comienzan a aparecer la ansiedad, el miedo, el bloqueo, el temor de hacer cosas nuevas y de aceptar retos, y el miedo al fracaso. En pocas palabras, nos aferramos a una zona de confort pequeña.

Esto último se traduce en un desastre: dejar de aprender, dejar de intentar, dejar de crecer y de aportar valor.

Esta inseguridad da lugar a que nos comparemos con los demás, y que siempre nos sintamos inferiores.

Se supone que con todo el acceso a la información y cultura que tenemos a nuestro alcance, sería sencillo aprender y desarrollar nuevas capacidades. ¿Verdad? Pero no es así como veremos en un rato.

Si quisiéramos poner una definición en este contexto, La competencia personal es nuestra habilidad para comprender, actuar y llegar a dominar aquello que nos rodea.

La falta de competencia en el trabajo puede arruinar nuestro futuro. Por una serie de motivos:

  1. El nivel de competencia determina aquello a lo que prestarás atención. Cuando no nos sentimos competentes, dejamos de prestar atención a los conflictos, desafíos y las oportunidades. Es normal, ya que en este estado no nos sentimos capaces de enfrentarnos a los retos, lo que dará lugar a posponer y dejar de actuar.
  2. El nivel de competencia determina cuantas son las tareas y actividades, y también cuales. Cuando la sensación de competencia es alta, vamos a expandir el número de tareas a las que nos enfrentamos, abriremos un espacio a la novedad y a los retos. Sin embargo, si esa sensación es baja nos conformaremos con las tareas más sencillas, y siempre nos enfocaremos a quedarnos en la zona segura.
  3. El nivel de competencia determina el nivel de esfuerzo. Las personas que creen que a mayor esfuerzo lograrán más resultados, simplemente trabajan más duro. La sensación de competencia en el trabajo estimula a trabajar más duro.
  4. El nivel de competencia determina la capacidad que tenemos de adaptación y de resiliencia. En un mundo sujeto al cambio permanente y brusco a nivel laboral, esto tiene implicaciones importantes para determinar el éxito en la vida y en el trabajo.  Aquellos que confían en sus habilidades para comprender, actuar y llegar a dominar una tarea, tienen más probabilidad para adaptarse a los cambios cuando algo surge de forma inesperada. También se levantan más rápido de un golpe,  aprenden la lección tras un fracaso en lugar de lamentarse.
  5. El nivel de competencia determina a quién vas a seguir en la vida. El liderazgo es una de las habilidades más importantes que pueden existir. Pero los que toman las riendas del trabajo y también de la vida son aquellos que creen en sus capacidades y habilidades. También son personas que son capaces de ver los retos junto a otras personas, porque poseen una visión global para perseguir una gran meta compartida.

Este mundo que vivimos nos exige que nos empujemos a nosotros mismos para no dejar de aprender y aportar valor a la sociedad.

Los que desean aprender, los que quieren expandir sus experiencias y salir de la zona de confort creciendo en sus habilidades serán los que hereden este nuevo mundo.

¿Cuales son los activadores del sentido de la competencia?

1- Aumentar el deseo de aprender y cultivar nuestra curiosidad

El deseo de aprender he comprobado que es sin duda una de las actitudes que me ha proporcionado mayor satisfacción y bienestar.

Este bienestar está ligado a la liberación de dopamina en el cerebro, la cual nos proporciona la sensación de placer. La neurociencia muestra que cuanto más aprendemos, desarrollamos más nuevas rutas neuronales que contribuyen a su vez a tener más capacidad de aprendizaje.

¿Porqué nos cuesta tanto pasar a la acción y aprender nuevas habilidades en la vida? No es que seamos vagos, sino que no evaluamos correctamente las oportunidades que tenemos.

Decimos que no a posibilidades de aprendizaje sin habernos hecho las preguntas correctas, y sin haberlo intentado.

Las principales preguntas tienen que ver con porqué vas a aprender esa nueva actividad, y qué es lo que vas a conseguir con ello.

Aquí a continuación muestro una serie de indicadores que te ayudarán a desvelar si vas a tener éxito o no para aprender algo nuevo. Si te haces estas preguntas y analizas cada indicador uno a uno, tendrás más probabilidades para aprender y crecer en el trabajo y en la vida.

Integración futura

Cuando logramos integrar nuestra actividad con el sentido de nuestra identidad es cuando podemos superar altas cotas de potencial. Solo tu defines tu propósito al igual que lo que tu consideras éxito.

Las épocas en los que no tenemos energías ni motivación en el trabajo a medio plazo pueden ocurrir porque sentimos que lo que hacemos no se integra en nuestra identidad ni en lo que queremos para nuestro futuro.

Pantéate ¿qué actividad podría aprender para desarrollar mi potencial en algo que siento que forma parte de aquello en lo que creo?

Valor interno

Si tratas de motivarte por impulsos externos como el deseo de reconocimiento, el dinero o el prestigio tendrás energía para un rato. Pasado un tiempo, querrás más, y el juego se convertirá en perseguir el palo con la zanahoria. Creerás tenerla cerca pero buscarás más y más retos… sin alcanzarla nunca ni disfrutar de verdad.

Sin embargo, los mayores motivadores y más estables son los que se fundamentan en los valores internos. Los tuyos y los de nadie más.

Seguir tu pasión, hacer lo que amas y sentirte orgulloso contigo -sin necesidad de reconocimiento- es lo que sin duda te coloca en un listón por encima de nivel de motivación.

¿Qué es aquello en lo que te gustaría invertir tu tiempo en los próximos doce meses y con lo que te sentirías orgulloso?

Valor práctico

Un enfoque inicial para aprender algo es:

¿qué voy a aprender y de qué me va a servir esto?

¿le voy a sacar partido?

¿me dará dinero?

¿me dará más posibilidades de encontrar empleo?

¿seré más valioso si lo aprendo?

Durante años yo he usado ese enfoque, invirtiendo cientos de horas en formación y desarrollo orientado a resultados y para mejorar algún aspecto en mi trabajo.

Pero hay otra forma de ver las cosas, y es pensar que no siempre debemos invertir nuestro tiempo en algo por el resultado, sino por el bienestar que proporciona.

Sé feliz en el proceso y arranca con todas tus ganas aquello que deseas. Recuerda el artículo sobre disfrutar del camino:

comillasSi defines la meta como disfrutar del camino, el éxito estará asegurado.

 

Coste de oportunidad

Es cierto que cuando entremos de lleno a invertir tiempo en un aprendizaje para aumentar nuestra competencia, estaremos consiguiéndolo a costa de dejar de invertir tiempo en otra actividad.

A veces no puedes sacrificar tu tiempo y dejar de atender a tu familia, pero… ¿cuántas veces ocurre que te mientes a ti mismo diciendo que no vas a aprender algo porque te quedarías sin tiempo para hacer XX?

A mi me ocurre que me engaño pensando que no voy a aprender un nuevo idioma porque dejaré de hacer ejercicio. Es falso, simplemente tenemos que tener claro el tiempo que queremos invertir y repartirlo, pero no usar la excusa de que nos vamos a quedar sin tiempo y dejar de aprender cosas nuevas.

Tiempo transcurrido

¿Cuanto tiempo va a transcurrir hasta que veas los frutos de tu aprendizaje?

Sé realista.

El comportamiento humano deja claro que somos realmente malos cuando se trata de posponer una gratificación. Cuanto más tiempo transcurra hasta que veamos los frutos, menor será la motivación y voluntad.

Por otro lado plantéate:

¿Cuántas cosas estás posponiendo porque piensas que no vas a ver los frutos hasta dentro de demasiado tiempo?

¿Donde podrías estar ahora si hubieras comenzado antes?

Control del futuro personal

Para comenzar un nuevo desafío es importante sentir que controlas tu destino.

En un artículo anterior he descrito el motivador del sentido de control, lo puedes ver aquí y también aquí.

La necesidad de sentirnos en control de nuestra vida es una de las claves para motivarnos en nuestras acciones, es parte del comportamiento humano y lo tenemos codificado en nuestros genes.

Mirando atrás, ¿ha habido veces en las que no te has acercado a tus sueños porque creías que no tendrías capacidad para conseguirlos?

¿Has dejado de lado un reto porque no te creías capaz de trabajar duro?

Es importante cuando arranques un nuevo desafío que te sientas en control de tu destino y que confíes en él.

Conexión social

¿Vas a recibir apoyo de los demás y conseguirás desarrollar relaciones personales durante el proceso?

Nuestra necesidad de conexión social se puede unir aquí como un elemento motivador más para aprender.

Todos necesitamos sentirnos arropados por alguien o por un grupo cuando estamos realizando una actividad.

Busca un grupo de personas que estén aprendiendo lo mismo, únete a foros en internet de ese tema, ve a sesiones en vivo o busca apoyo en tus amigos que realicen actividades similares.

Enfoque

¿Tendré el tiempo y el enfoque necesario para embarcarme en esta experiencia de aprendizaje?

¿No quieres dar el paso porque crees que te vas a sentir incómodo?. El deseo de de expandirnos más allá de nuestra zona de confort es lo que garantiza el crecimiento.

¿En qué actividades poco importantes estás invirtiendo un tiempo que podrías aprovechar para aprender cosas nuevas y valiosas?

Disponibilidad de recursos

¿Tendré los recursos para hacer esta tarea?

Es una forma de eliminar las excusas para no empezar. Cuando vamos a arrancar una tarea muchas veces la posponemos porque no tenemos todo lo necesario.

Anota de forma explícita lo que necesitarás. Pero no esperes a tenerlo todo para comenzar.

Si esperas tener todos los recursos disponibles para empezar tu meta de aprendizaje, no lo harás nunca.

Autonomía

¿Tendré la autoridad y autonomía necesaria para sentirme como que estoy en control total de la actividad que estoy haciendo?

Si necesitas estar preguntando y pidiendo permiso constantemente, o bien comparándote con tu alrededor simplemente no conseguirás activarte para tomar acciones y aprender.

Para sentirte totalmente autómomo en el proceso de aprender una tarea nueva es preciso que no tengas que recibir la aprobación de los demás.

¿La mejor forma de hacerlo? sin duda hazlo a tu manera.

 

2- Establecer planes y desafíos. Tener la ayudar de un Coach personal

Echa un vistazo a tiempo atrás y mira en cuántas áreas de tu vida te sientes igual, como si no hubiera cambiado nada. Piensa en aquello que de verdad te importa, y analiza si estás igual que en aquel tiempo atrás.

Selecciona el área en la que quieres profundizar, lee todo lo que puedes sobre ese tema. Uno de los avances más increíbles de la tecnología es tener cualquier libro con un solo click del ratón dentro de la Libreria Kindle de Amazon. ¿Qué puede haber más increíble que tener acceso al conocimiento de siglos sobre un tema, y sin movernos de casa?2

Para no estar solo en ese proceso y tener una ayuda objetiva es importante contar con la ayuda de alguien. No siempre tenemos personas al lado sinceras y objetivas y que nos pueden orientar. Tener un coach es una de las mejores inversiones que puedes hacer en tu vida. Un coach ayuda a ver las cosas en perspectiva y a orientar adaptándose a los valores de la persona. Pulsa aquí para acceder a mi servicio de coaching.

 

3- Integrar el éxito dentro de nuestra identidad

Para sentirte competente durante el camino es preciso medir el progreso y observarlo con frecuencia.

Debemos celebrar los pequeños avances poco a poco en la medida que suceden. Si no lo hacemos, perdemos la oportunidad de sentir el avance, que es el que nos va a hacer sentir más competentes y motivados.

Durante la vida hemos ganado miles de batallas -algunas grandes y otras pequeñas- y por desgracia muy pocas de ellas las hemos celebrado.

Nuestro problema es que no celebramos los pequeños logros porque siempre estamos pensando en el siguiente paso, sin disfrutar del ahora. Es como si nada de lo que hacemos fuera suficiente.

Para activar este motivador de nuestra competencia profesional es preciso anotar en una lista todos los grandes y pequeños logros que hemos hecho. Una forma puede ser anotarlo en nuestro diario personal, al final de cada día3. Otra forma simplemente es coger un papel y escribir aquellas cosas por las que nos sentimos orgullosos y que son nuestros logros.

Escribe todo lo que has logrado en los diez últimos años. Todo lo que has aprendido, los libros que has leido, los pequeños avances en el trabajo, las pruebas superadas, todo lo que sepas que te has ganado a pulso.

Puedes tardar en escribirlo, pero la sensación de bienestar que te va a dar es enorme. Es un regalo que te haces.

Otro gran regalo -y mayor- es comenzar a escribir tu diario personal.

El fabuloso Brain Pickings de Maria Popova4 hace una selección de lo que escritores famosos escribieron acerca de utilizar un diario personal. Resonaron conmigo estas frases de Susan Sontag acerca del diario personal como parte vital de la experiencia:

comillasEl diario no es simplemente una forma de expresarme de forma libre y abierta; en el diario me creo a mi misma. Es un vehículo para mi sentido de identidad. El diario me representa como un ser emocional y espiritualmente independiente. De esta forma, no solamente registro mi vida actual, sino que en muchos casos creo una nueva alternativa.

 

¿Cómo sacar más partido a este motivador de la competencia profesional?

  1. Pregúntate: ¿Cual es el área en mi vida en la que quiero desarrollar más competencia y habilidad para llegar a cumplir mi sueño?
  2. Convierte ese aprendizaje en un proceso real: Crea un plan de 60 días para aprender de forma acelerada todo lo que sepas sobre…
  3. Comienza a escribir un diario.
  4. Recibe consejo y orientación de un coach
  5. Celebra tus victorias a partir de ahora. Y para hacerte un gran regalo, escribe los grandes logros que has conseguido en los diez últimos años.
Notas
  1. Este texto ha nacido tras leer un capítulo del libro de Brendon Burchard Recárgate “Los impulsos que te hacen sentir vivo”.  Brendon tiene a veces un tono de “predicador”, pero parte de lo que dice es interesante y he seleccionado algunas partes que considero de valor. Finalmente he añadido muchas más partes escritas por mi y que no están en el libro y he prescindido de otras que son relleno del autor. []
  2. Te recuerdo que no hace falta un lector Kindle para descargar y leer libros Kindle de Amazon, puedes hacerlo en un iPad o en tu Laptop. Para mi ha sido el “descubrimiento” más increíble de los últimos años []
  3. Uno de los más impresionantes libros sobre creatividad y liberación de nuestro talento es El camino del artista de Julia Cameron []
  4. La web BrainPickings.org es un tesoro en Internet. Han pasado años y sigo pensando lo mismo. []