Los beneficios de la meditacion se pueden ver desde muchos ángulos. Aquí voy a compartir con vosotros los dos polos opuestos: el científico y el espiritual. Usando dos fuentes que recomiendo al máximo, por un lado el libro FLUIR:Una psicología de la felicidad y por otro lado varios textos de Osho en Vivir peligrosamente.
En ambos encontramos varias formas de explicar lo mismo. Es realmente interesante ver cómo dos perspectivas tan distintas llegan a la misma conclusión.

[ Nota: Este texto forma parte de una serie de artículos acerca de “meditar” ]

Si no los has leido puedes usar los enlaces y descargarlo en tu Kindle o iPad.

A continuación hago un resumen de varias partes del libro “Fluir” .

Beneficios de la meditacion, enfoque científico

comillas

Hace veintitrés siglos, Aristóteles llegó a la conclusión de que lo que buscan los hombres y las mujeres, más que cualquier otra cosa, es la felicidad. Sobre este tema tan importante poco ha cambiado en los siglos transcurridos. Hoy no sabemos más acerca de la felicidad de lo que sabía Aristóteles. Casi podríamos decir que no hemos hecho ningún progreso. A pesar del inmenso conocimiento científico que podemos citar a voluntad, las personas a menudo acaban sientiendo que han malgastado su vida y sus años han transcurrido entre la ansiedad y el aburrimiento.

¿Cuándo se sienten felices las personas? La felicidad no es algo que sucede. No es el resultado de la buena suerte o del azar. No es algo que pueda comprarse con dinero o con el poder. No parece depender de los acontecimientos externos, sino más bien de cómo los interpretamos.

Las personas que saben controlar su experiencia interna son capaces de determinar la calidad de sus vidas. No se puede alcanzar la felicidad mediante la búsqueda consciente de ella.

Es al estar involucrados en cada detalle de nuestras vidas, sea bueno o malo, cuando encontramos la felicidad, no intentando buscarla directamente.

Todos hemos vivido ocasiones en las que en lugar de ser abofeteados por fuerzas anónimas , hemos sentido que teníamos el control de nuestras acciones, que éramos los dueños de nuestro propio destino. Ese es el estado de flujo, de experiencia óptima.

La felicidad llega desde el control de nuestra vida interna, cuando hay orden en la consciencia.

Cómo nos sentimos, la alegría de vivir, dependen directamente de cómo la mente filtra e interpreta las experiencias cotidianas. Si somos felices o no depende de la armonía interna.

El control de la conciencia determina la calidad de vida.

En Oriente, las técnicas para controlar la conciencia han proliferado y han alcanzado niveles de enorme perfección. Todas las técnicas orientales como la meditación budista, zen y otras, buscan lo mismo: liberar nuestra vida interna de la amenaza del caos y de los impulsos biológicos. El control de la conciencia requiere tiempo, es necesario hacerlo de forma continuada.

¿cómo puede este dominio ayudar a una persona a liberarse de sus ansiedades y de sus miedos y con ello liberarse de los controles de la sociedad, cuyas recompensas puede ahora tomar o dejar de lado?

El modo es a través del control de la conciencia.

Con la conciencia podemos evaluar de forma deliberada lo que los sentidos nos dicen y responder según esta evaluación. Una persona puede hacerse a sí misma feliz o miserable independientemente de lo que realmente esté sucediendo “fuera”, tan sólo cambiando los contenidos de su conciencia.

La señal de que una persona controla la conciencia es que tiene la habilidad de centrar su atención voluntariamente, que puede evitar las distracciones y concentrarse tanto tiempo como necesite.

Una vez explicado la versión científica, vamos a la espiritual en la que sorprenden encontrar los mismos beneficios de la meditación.

Aquí dejo estos diamantes de Osho acerca de la conciencia y la meditación. Son parte de sus discursos enfocados a los beneficios de la meditacion. Aquí la fuente es el libro “Vivir peligrosamente en tiempos extraordinarios” de Osho.

Beneficios de la meditacion, enfoque espiritual

comillasConciencia significa todo lo que ocurre en este momento siendo tú plenamente consciente.

Cuando estás presente, atento, la transformación comienza por tu propio ser, porque cuando estás presente y estás alerta, hay muchas cosas que no pueden ocurrir.

Has intentado cambiar muchas cosas dentro de ti. Lo has conseguido? Cuantas veces has dicho que no volverías a enfadarte? Te enfadas, y cuando la ira desaparece, te arrepientes. Lo has intentado muchas veces y fracasas porque no es cuestión de esforzarse.

El esfuerzo no sirve de nada. Es cuestión de estar atento, no de esforzarse.

Pon más conciencia en tu vida. Los actos que hasta ahora estabas haciendo como un automatismo, elimínalos. Pon atención incluso en el caminar, hazlo despacio, sé consciente de cada paso que das. Intenta hacerlo con pequeños actos.

La mente es como un robot. Aprendes algo, y cuando lo estás aprendiendo al principio eres consciente. Cuando aprendes a conducir estás realmente atento, ya que está en peligro tu vida, tienes que vigilar el acelerador, volante, embrague y el exterior. Pero cuando aprendes a conducir la parte robótica de tu mente entra en acción y ya no necesitas estar tan atento.

Es lo que llamamos “aprender” Aprender es transferir una acción nueva desde la conciencia hasta la “mente robot”. A partir de ese momento la mente se ocupa automáticamente mediante el inconsciente. Y la conciencia queda libre para aprender algo más.

Debes conservar la capacidad de ser conciente, no dejarte poseer por completo por el inconsciente. Debes dejar una puerta abierta para que salga el robot de tu mente.

La apertura de esa puerta se llama meditación.

La mente es tan hábil que también te pedirá tomar control sobre la meditación y te dirá: “déjamelo a mi, yo puedo hacerlo no te preocupes”.

La mente es simplmente un milagro. Pero cuando algo es tan potente, también puede ser peligroso. Cuando te olvidas de ser consciente por completo, aparece el ego.

El ego se extiende por todo tu interior como si fuera un cáncer.

Solo hay un remedio: la meditación.

La meditación aportará felicidad a tu vida. Cuando reclames terreno al robot te sorprenderás de que estás convirtiéndote en una persona distinta.

Tu ser habrá rejuvenecido, volverás a nacer.

Lo sorprendente es que tus ojos verán más, tus oidos oirán más, tus manos sentirán más, tu cuerpo siente más, tu corazón ama más, … todo se potencia. Y no sólo en el aspecto cuantitativo sino también en el cualitativo. No solo verás árboles, sino que apreciarás detalles en los diferentes verdes, notarás la individualidad de cada árbol.

Cuantos más territorios reclamas, más psicodélica y colorida se vuelve tu vida. Te conviertes en arco iris, eres todo el espectro de colores, eres todas las notas musicales. Tu vida se enriquece en todas las dimensiones. Empiezas a expandirte.

Cuando le reclamas tu parte consciente al robot de tu mente, empiezas a sentirte vivo. Te pones en marcha por primera vez.

Este es el milagro de la meditación. No puedes perdértelo.

La mente está siempre en el pasado o en el futuro. Le resulta absolutamente imposible estar en el presente.

Puedes pensar en el pasado porque forma parte de tu memoria. Puedes pensar en el futuro porque aunque no ha llegado, puedes imaginártelo. La mente tiene un espacio enorme para moverse hacia el pasado. Igualmente en el futuro tiene un espacio ilimitado para moverse.

En el presente no hay espacio para que la mente se mueva. El presente es simplemente la línea divisoria. No ha espacio.

En el presente no puedes pensar, porque los pensamientos necesitan espacio, son como cosas sutiles, casi como materiales. No son cosas espirituales porque la dimensión de lo espiritual comienza donde no hay pensamientos. No puedes pensar en el presente, porque en el momento que empiezas a pensarlo ya estás en el pasado.

Si ves una bonita flor en el jardín y piensas “qué bonita rosa”, en ese momento ya no estás con la rosa, es ya un recuerdo. Cuando estás plenamente presente, tu eres la flor y la flor se convierte en ti. De repente se diluyen las fronteras. Sin darte cuenta te metes dentro de la flor y la flor se mete en ti. Dejáis de ser dos, solo hay uno.

Cuando estás en el presente sin pensar, te vuelves por primera vez espiritual. Una nueva dimensión se revela a tus ojos: la dimensión de la conciencia.

La verdadera magia consiste en ser consciente.

Espero haya resultado interesante contrastar estos beneficios de la meditación explicados desde dos perspectivas.