Antes de que puedas vivir, una parte de ti debe morir.

Debes dejar ir todo aquello que podía haber sido, todo aquello que debiste hacer y lo que querrías haber dicho de otra forma.

Debes aceptar que no puedes cambiar las experiencias del pasado, las opiniones de los otros en aquel momento, ni los resultados de sus elecciones hacia ti.

Cuando finalmente reconozcas esta verdad entonces comprenderás el significado del perdón hacia ti mismo y a los otros.

A partir de ese momento serás libre.

– Shannon L. Alder