Independientemente del tipo de persona que seamos o de la vida que llevemos, una y otra vez ocurren a nuestro alrededor sucesos que nos hacen tambalear y destruyen temporalmente nuestra paz interior.

Cuando llegan esos momentos, a veces es complicado pararnos a pensar con claridad y pasar a la acción. Pero igualmente es posible. Una ayuda es prepararnos cuando estemos mejor y podamos dedicar un tiempo, antes de que llegue la tormenta. Esta es una recopilación de ideas que otros nos han enseñado a lo largo de los años.

9 Formas de encontrar paz interior en tiempos difíciles

comillasHay un criterio por el que puedes juzgar si tus pensamientos y tus acciones son las adecuadas para ti. El criterio es: te han traído paz interior?

1. Cada día es una nueva oportunidad

Da igual lo que haya ocurrido atrás, la realidad es que cada nuevo día es una oportunidad para crear algo distinto, para reinventarnos.

comillasNo son las estrellas las que tienen nuestro destino, sino nosotros mismos. William Shakespeare

Deja de pensar en lo que podrías haber hecho y comienza a pensar sobre lo que puedes llegar a conseguir.

Los mejores años de tu vida son aquellos en los que decidiste que tus problemas eran solo tuyos. Cuando no culpaste a tu familia, al presidente o a la mala suerte. Cuando te diste cuenta que tú controlas tu destino.

He pasado un año seguido lamentándome de mis fracasos por mis proyectos en internet. Ahora que he creado esta web me he dado cuenta que es gracias a esos fracasos que he sido capaz de crear esto yo sólo, y hacer por primera vez algo valioso que quiero compartir con todos. Sin esos fracasos no estaría aquí, las lecciones aprendidas fueron imprescindibles. Pero en aquel momento sinceramente no me di cuenta. Lo compruebo ahora.

comillasSi abrimos una disputa entre el pasado y el presente, nos daremos cuenta que hemos perdido el futuro. Winston Churchill

Un nuevo futuro comienza en el instante exacto en el que pensamos que era el final de todo…

2. Acércate hacia algo, en lugar de huir de algo

En momentos difíciles la primera reacción es tratar de huir de aquello que nos ha hecho daño. Es nuestra reacción inmediata y natural. Si te dicen “deja ya de pensar en esa persona que te hizo daño!” , en qué vas a pensar? Sin duda esa persona vendrá a tu mente si el objetivo es huir de esa situación.

La posible vía es reinventarnos y crear una nueva realidad, un nuevo objetivo. Hacer que nuestra mente se enfoque hacia algo distinto en el que entremos en estado de flujo, con todo nuestro interés.

El hacerlo de esta forma, nos permite de forma natural invertir nuestro tiempo y mente en algo creativo y positivo.

En el pasado yo utilicé la pintura –o la pintura me utilizó a mí- para crear. Es imposible de describir el placer y paz que me proporcionó. Otras veces utilicé metas deportivas para enfocarme y entregarme a algo que me multiplicaba mis fuerzas. Era como un talismán que utilizaba en casos de urgencia.

Deja de tratar de eliminar lo negativo y enfócate en crear una nueva realidad.

Encuentra la forma que mejor se adapte a ti.

3. Confía en alguien y ábrete a esa persona

A veces cuesta confiar, cuesta abrirse. Muchos hemos recibido alguna lección que nos ha hecho replegarnos en nosotros mismos y tratar de creer que no necesitamos a nadie.

La realidad es que no estamos solos. Sea lo que sea lo que nos ocurra, siempre hay alguien que ha pasado por la misma situación.

La palabra mágica es “dar permiso” a alguien para acceder.

Por si acaso escuchas la palabra en tu cabeza “estoy solo”, mira a otro lado y recuerda que es una mentira más de entre todas las películas que creamos.

4. Deja que pase el tiempo

comillasLa curación es cuestión de tiempo, pero también es una oportunidad. Hipócrates

Debes darte todo el tiempo que necesites. No debe haber prisa para llegar al estado que deseas, ni debes dejar que otros te presionen.

Para moverse hacia delante en momentos difíciles hacen falta multitud de pequeños pasos, y muchos de ellos incluso necesitamos hacerlo con ayuda de alguien.

El pasado quedó atrás, tenemos que darnos permiso para mirar adelante y confiar que vamos a estar bien.

5. Confía más en ti mismo

comillasAquel que no confía, tampoco podrá ser confiado. Lao Tsé

Confía en tus habilidades, normalmente son mucho más grandes de lo que imaginamos.

Creer en nuestro potencial es el primer paso para conseguir grandes logros.

La realidad nos dice que es totalmente imposible lograr aquello en lo que no creemos. Los grandes logros no llegan por casualidad.

El trabajo, persistencia y tener claras nuestras metas son las claves para conseguirlo todo.

Yo caigo una y otra vez, y paso momentos y a veces semanas en las que mi nivel de autoconfianza está por los suelos. Solo pienso en levantarme. Al final lo hago, y ya solo nos queda apretar el botón de “empezar de nuevo” y luchar.

Esta misma semana mi confianza bajó al ver que mi trabajo y responsabilidades me roban la posibilidad de seguir creando esta web. Ahora intento arañar tiempo para dedicarme a ella y confío en que fruto de las horas de trabajo sea un gran proyecto y sirva a muchas personas que quieran compartir.

comillasConfía en ti mismo. Crea la clase de persona de la que te sientas feliz toda tu vida. Da lo mejor de ti mismo encendiendo cada pequeña chispa de posibilidad y convirtiéndola en las llamas del logro. Golda Meir.

6. Controla tus expectativas

Yo invierto mucha energía en aquello en lo que creo, pero la vida no siempre nos da lo que queremos. Y me frustra.

Es necesario ponernos metas altas y creer en ellas.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que a veces lo que está por llegar puede hacerlo de una forma distinta a lo que esperamos.

Cuando llega, a veces ni nos damos cuenta. Quizás lo haremos más tarde. Algunos quizás no se darán cuenta.

Han sido ya muchas veces que lo que aparentemente ha sido un “fracaso”, realmente ha sido un gran avance disfrazado de decepción. Al final, los puntos se conectan.

A nivel profesional me han ocurrido cosas que en el momento de sucederme las interpreté como fracasos. Más adelante, cuando ordeno paso a paso dónde estoy y lo que he conseguido, me doy cuenta que todo ha tendido un sentido.

La explicación de mi frustración tiene que ver conmigo mismo y cómo he interpretado las expectativas.

7. Observa en perspectiva

Cuando estamos metidos de lleno en un problema, nuestra capacidad de análisis desaparece. Simplemente necesitamos observar las cosas en la distancia para otorgarles su justa medida.

No debemos identificarnos con nuestros problemas y preocupaciones. Nuestro Yo auténtico está mucho más allá de ellas. Ser consciente del momento presente y observarnos nos ayudará a romper la atadura al problema.

Practica la meditación para encontrarte contigo mismo, escucha el silencio.

Imagina que tu no eres la persona que tiene el problema, sino que es un amigo al que darías con gusto tu mejor consejo. ¿Cual sería? ¿Cómo le ayudarías a resolver su problema?

Es una forma de mirar desde otra perspectiva e interpretar la realidad de forma diferente. Ayuda a desbloquearnos cuando estamos inmersos en preocupaciones.

Una vez que hemos dado a ese “amigo” nuestros mejores consejos, hay que seguirlos!

Hay que evitar que los problemas nos paralicen nuestra capacidad de pensar. Dar unos pasos hacia atrás y observar en perspectiva ayudan a lograrlo.

8. Ser conscientes del camino

El camino puede estar lleno de baches, nadie dijo que fuera fácil.

Esos baches son señales para señalar el camino correcto, gracias a ellos podremos corregir el rumbo y llegar a nuestro destino.

Los errores y contratiempos son parte del camino.

comillasCada problema contiene en él las semillas de su propia solución. Si no tienes problemas, no consigues ninguna semilla. Norman Vincent Peale

No hay caminos libres de baches que merezcan la pena ir por ellos.

Avanzar sin jamás tener baches es no crecer.

9. Ten fe en algo más allá

Todo lo que hacemos es un equilibrio inestable entre

  • Luchar por aquello que queremos conseguir -actuar, empujar, poner los medios-
  • Aceptar la vida tal y como es y las circunstancias que nos rodean – conformarnos, ser felices con lo que tenemos y querer aquello que nos ha tocado-

Es un ejercicio de equilibrista avanzando sobre la cuerda, realmente complicado mantenernos serenos  y con paz interior ya que nuestro entorno -sociedad, amigos, familia, nuestra experiencia pasada- nos va a empujar a un lado o al otro.

Este equilibro se hace posible gracias a confiar en algo más allá de nuestro nivel de existencia.

La fe en algo más grande que nosotros nos empuja para acercarnos a aquello que deseamos. Debemos actuar, pero no estamos solos.

 

Cuéntanos qué es aquello que te da paz interior en los momentos difíciles. Comparte debajo tu comentario.

Photo Credit: bass_nroll via Compfight cc