Vivimos en una sociedad en la que el estrés y presión que sentimos alrededor aumenta constantemente. El número de tareas y obligaciones que tenemos que enfrentarlos al cabo del día es enorme. Incluso cuando queremos poner un poco de orden, creamos tareas para planificar otras tareas y controlar otras más…¿Realmente es posible aumentar la productividad y motivación?

Si a veces simplemente te quedas sin motivación para cumplir con tu día a día, seguramente tu y yo no somos los únicos.

Posponer una y otra vez las tareas para ver si nos encontramos con la motivación idónea algún día no suele funcionar, y nos crea un círculo vicioso de frustración de la que es difícil salir y baja nuestra autoestima.

Se puede salir de ahí y tener la sensación de control y gobierno de nuestra vida, pero hay que poner algo a cambio.
Y si, efectivamente hay que añadir alguna tarea para planificar. Pero hay más que está a nuestro favor.

 

Nota: Este texto forma parte de una serie de artículos acerca de Motivación laboral ]

 

6 Formas de multiplicar la productividad y motivación

Los métodos presentados a continuación son igualmente válidos para aumentar la productividad y motivación: ambos están mágicamente relacionados.

1. Planifica tus objetivos y tu día

La planificación y control de nuestro entorno está directamente relacionada con la motivación que genera.

Es así de simple: planificar motiva.

Y como ocurre con otras tantas cosas simples de la vida, no prestamos la suficiente atención a un hecho tan cierto.

Lo vemos en nuestra vida diaria constantemente: la sensación de control es inherente a todas las personas, el ser humano está programado para funcionar mal en estado de caos.

Necesitamos controlar nuestro entorno y nuestra actividad.
El simple hecho de iniciar el día con una lista de tareas programada y con las subtareas con prioridades nos coloca en un estado de control y nos hace más inmunes a distracciones y pérdidas de productividad.

El método que utilices no es lo esencial, desde una simple lista en papel hasta métodos en la computadora o teléfono como Evernote, Remember the Milk, son gratuitos y esenciales para marcar un antes y un después.

A mi me ocurre que soy muy bueno planificando mi vida laboral pero dejo a veces un “hueco” en la parte personal por el que podría acercarme mejor a mis metas.

2. Añade diversión dentro de tu plan

Si trabajas demasiadas horas al día, tienes un trabajo del que resulta difícil desconectar, o bien tu nivel de estrés es alto por temas familiares, financieros o laborales, puedes llegar a tener un bloqueo vital.

El bloqueo te coloca en una situación en la que has perdido los mecanismos internos de control y objetividad. En otras palabras: el cielo puede estar despejado pero tienes una nube negra que te persigue justo encima de ti hagas lo que hagas.

En ese estado, la motivación llega a ser cero para todo, da igual el tipo de actividad. La realidad es que se puede llegar a perder por completo la capacidad de disfrutar, de ser conscientes plenamente y es la antesala para otros problemas más graves de salud y mentales.

Lo confieso: yo he sido workaholic. Adicto al trabajo. He llegado a sufrir ese bloqueo a nivel laboral hasta tal punto que he perdido mi capacidad de acometer otros proyectos o algo más importante: disfrutar de las cosas sencillas.

Hay una solución simple para aquellos que nos cuesta desconectar de nuestras tareas o somos demasiado “intensos”: programar los momentos de ocio y diversión.

Programarlos implica incluirlos en la agenda del punto anterior, a la altura de las tareas más importantes.

Y si aún eres de los que se siente “culpable” por pasar tiempo divirtiéndote o “no ser productivo”, piensa lo siguiente: el tiempo que inviertas en desconectar y divertirte recae multiplicando tu capacidad de trabajo.

3. Actívate físicamente

El ejercicio regular activa espectacularmente la capacidad para Querer y la capacidad para Hacer: es un potenciador natural de la motivación. Multitud de estudios indican que el ejercicio es igual de efectivo que la medicación para evitar y combatir la ansiedad y la depresión.

El ejercicio debe ser algo divertido, y ahora más que nunca existen gran cantidad de tipos de ejercicio en gimnasios que nos dejan sin excusa a la hora de elegir algo que nos guste de verdad.

El ejercicio aeróbico es el que más activa el corazón y genera mejores resultados.

El levantamiento de peso es enormemente efectivo para activar nuestra capacidad de lograr metas y desarrollar la automotivacion.

Si quieres algo más natural y completo, puedes probar con el crossfit.

4. Deja de lanzarte bombas incendiarias

Muchas personas se bombardean con frases paralizantes e incapacitadoras con frecuencia. Son gratuitas. A veces ni sabemos porqué lo hacemos, pero nos auto-limitamos con frases de tipo “creo que no lo voy a conseguir” o incluso la más tipica y aparentemente neutra: “lo voy a intentar”.

Ellas mismas encierran una carga de energía que va en contra del resultado que tratamos de obtener.

Parar estas bombas puede llegar a ser complicado, pero hay una forma de evitar los efectos: crear otras de signo opuesto.

A veces no podemos cambiar las emociones, pero podemos añadir acciones a propósito… que a su vez crean nuevas emociones del signo que queremos. 

Las afirmaciones y visualizaciones positivas son potentes herramientas para desarrollar la autoestima y la motivación.

Crea tu arsenal de visualizaciones y frases, si quieres inspiración puedes encontrar algunas aquí.

Existen muchos niveles de hacerlo, desde la afirmación energética en voz alta, y la visualización en estado de meditación. Existen varias formas de conectar con el subconsciente para programar nuestra mente.

5. Inspírate a través de otros

  • No te quedes corto en tus sueños, a lo mejor no consigues el resultado final… o a lo mejor si…
  • Pero lo que es cierto es que nunca vas a conseguir aquello que no hayas definido antes con claridad. Atrévete !
  • Sueña en grande, piensa en grande
  • No tengas metas mediocres “por si acaso no llego a cumplirlas y así evito sentirme culpable
  • Inspirate a través de otros en tu campo. Imita a los mejores, apunta alto
  • Recuerda: estás a un click de ratón de saber prácticamente de cualquier tema. Nunca en la historia las personas hemos tenido tanto acceso a la información, a la creación, a la posibilidad de conectarnos los unos con los otros

frase de motivación: si lo puedes imaginar puedes lograrlo

  • Puedes acceder a fuentes ilimitadas de motivación. Si estás leyendo esta frase, ya has encontrado una de ellas
  • Conviértete por un día en aquella persona que quieres ser, siente, visualizate, muévete como esa persona. Piensa como ella. Hazlo por un día
  • Al día siguiente hazlo por ti. Borra la imagen de tu modelo, debes ser tu mismo, pero mantén aquello que aprendiste de tu modelo: quédate con lo mejor y hazlo tuyo
  • Te has reinventado. Lo hiciste por un día. ¿Por qué no una semana?

Si lo realizas durante 30 días será un gran triunfo: habrás conquistado un hábito

6. Desconéctate

Es una paradoja bien cierta:

comillasDesconectarnos es lo que más nos Conecta

    • Desconectarnos de interferencias externas.
    • Simplificar nuestra vida,
    • Bajar el listón de nuestras “necesidades”

Todo ello nos acerca a lo mejor de nosotros mismos, a nuestra identidad auténtica. A nuestro máximo potencial.

No hay nada como soltar lastre para sentirnos ligeros y potentes mentalmente.

Si por razones de trabajo no puedes realmente dejar el teléfono, email, Facebook, etc, busca un metro cuadrado de paz en tu casa… Y regálate 15 minutos de meditación al día.

Desconecta… para Conectarte contigo mismo

Son herramientas que todos podemos hacer, no exigen inversión en dinero y poco esfuerzo.

Únicamente te debes plantear:

¿Cuánto quiero acercarme a mis sueños?