Para mi simplificar la vida implica tener más control de mi tiempo y poder tener momentos en los que la paz domina al caos. Es recuperar tiempo para lo que realmente me gusta. Necesito mucha fuerza de voluntad para hacerlo, las exigencias de trabajo y nuestro entorno nos lo ponen enormemente difícil. ¿Qué mejor que esta lista con 50 formas para conseguirlo?

Simplificar implica dejar atrás unos hábitos y cambiarlos por otros, significa luchar por el control de nuestra vida. Y no es fácil, pero nadie dijo que lo fuera! Simplificar la vida no es una de esas idas en las que se debe pensar en el resultado, sino pasar por un camino de soltar lastre y renunciar, para avanzar finalmente.

comillasLa simplicidad es el logro supremo. Después de haber tocado una cantidad inmensa de notas y acordes, es la simplicidad lo que emerge como la mayor recompensa del arte. Frederic Chopin.

 

Para las personas que trabajamos y tenemos muchas ocupaciones y responsabilidades es un reto complicado, un equilibrio en el que no todo encaja de forma natural. De hecho creo que para los que tenemos una vida “caótica”, construir una vida más simple es una meta imprescindible.

Es imposible hacer una lista completa de ideas para tener una vida más simple y que sea válida para cualquier persona, cada uno encontrará ideas que se adaptarán mejor a cada caso y nos identificaremos con ellas. Usa las que resuenen contigo y actúa!

No trates de hacer todos cambios a la vez, si lo intentamos solo nos va a dar lugar a frustración. Es mejor identificar unas pocas tareas que sean más potentes, las que consideres más necesarias y que te pueden liberar más tiempo.

comillasLa simplicidad es la mayor sofisticación. Leonardo da Vinci

 

Una a una, identifica las más importantes para ti y luego ataca otra.

 

50 formas de simplificar la vida

  1. Haz una lista de las prioridades más importantes en tu vida. No debe ser una lista larga, identifica las 5 cosas más relevantes. Piensa ¿qué es lo más importante para ti, qué es aquello que más deseas en la vida? Para simplificar primero hay que identificar las prioridades personales. Se honesto, son tus prioridades y no las que los demás querrían para ti, evita la aprobación. El objetivo es simplificar todo lo demás para dejar espacio a estas prioridades.
  2. Simplifica tus compromisos. Observa todas las actividades que haces para otros al cabo de la semana. ¿Cuántas de ellas no aportan valor? ¿Cuales son las que realmente quieres hacer? Reuniones, visitas, etc. ¿Cuáles de ellas encajan en las 5 prioridades de la vida que has definido antes? Desecha aquellas que no lo cumplen.
  3. Da valor a tu tiempo. ¿Qué tareas haces al cabo del día desde que te levantas hasta que te acuestas? Cuáles de ellas no están siguiendo tus prioridades? Elimina, suelta lastre y rediseña tu día a día.
  4. En el trabajo, enfócate en ser productivo, no en trabajar muchas horas. Simplifica las tareas en el trabajo. Un día de trabajo está compuesto de multitud de pequeñas tareas. Identifícalas y analiza cuales de ellas puedes desechar, simplificar o delegar.
  5. Aprende a decir NO con confianza. Si no sabes decir no, es probable que no puedas simplificar. Ten valor para rechazar situaciones y propuestas que otros nos hacen y nos alejan de nuestros objetivos.
  6. En tus tareas domésticas, simplifícalo todo. Piensa en todo lo que haces en casa a lo largo de la semana. ¿Puedes eliminar tareas, puedes delegar en otra persona? Puedes ser más eficiente? Agrupar tareas? No puede ser que nuestra lista de tareas caseras sea igual de larga que la de nuestro trabajo.
  7. Desconecta tus redes sociales. Vivimos inmersos en un mar de distracciones que aportan muy poco valor. Email, Twitter, Facebook, teléfono móvil, Skype, whatsapp, foros, … ¿de verdad necesitas todos? Has pensado que realmente con muy pocos serían ya suficientes para comunicarte y ser localizado? ¿Podrías planificar y reservar unos minutos al día para comunicarte en tus redes en lugar de hacerlo al azar?
  8. Evita la publicidad. Y si puedes, entierra la televisión: el 99% es basura y lo que merece la pena lo puedes descargar en Internet: series, películas, todo. La publicidad funciona demasiado bien, tarde o temprano caeremos en la tentación. Evítala desde la raíz.
  9. Tira a la basura los trastos. Elimina la tonelada de objetos que hemos acumulado con el paso de los años y que no sabes si volverás a usar. ¿Por qué no hacer una donación?
  10. Empieza por tirar los trastos grandes. Empieza por aquello que realmente se note. Desecha y tira aquello que llevas sin usar más de dos años, qué sentido tiene conservarlo? Si comienzas por lo más grande, el cambio que vas a notar también será mayor
  11. Mantén ordenadas al máximo las habitaciones. Elimina todo lo que no sea necesario, simplifica.
  12. Ordena y simplifica los cajones uno por uno. Dentro de cada habitación repasa todo aquello que puedes eliminar en sus archivadores, archivos, altillos. Te vas a sorprender de la cantidad de objetos inútiles que podemos tirar.
  13. Limpia y ordena tu escritorio de trabajo. Mantén lo absolutamente imprescindible encima de la mesa, no hay nada más efectivo para trabajar de forma productiva como evitar las distracciones innecesarias que tenemos delante.
  14. Simplifica la ropa que acumulas. Regala y dona aquello que llevas un tiempo sin utilizar. Hay mucha gente que necesita lo que no utilizamos, incluso ropa de hace años está en perfecto estado y no vamos a usarla. Para qué acumularla? Simplifica al máximo tu armario y piensa en lo útil que va a ser para otros.
  15. Desenchúfate de medios de comunicación. Redúcelo al mínimo. Vas a estar enterado de todo lo que ocurra, simplemente elige un periódico online y desecha todo lo demás. Elimina la basura de TV que vemos –es igual de mala en cualquier país-
  16. Deja de navegar en páginas de Internet que no aportan nada. Crea y limpia tu lista de webs favoritas y déjala en unos pocos de enlaces. No dejes que la información de consuma.
  17. Simplifica tu disco duro. Analiza tu computadora y elimina archivos, carpetas, películas, suelta lastre y te sorprenderás de cómo recuperas velocidad y comodidad. Has pensado en archivar todo en dropbox.com o similar? Sabes que puedes usar los programas más útiles en la nube en lugar de estar instalados en tu computadora? Elimina todos los cables y CD’s que no usas.
  18. Crea tu propio Manifiesto para Una Vida Simple. Escribir es una gran herramienta para que nos anime pasar a la acción y reforzar el subconsciente.
  19. Invierte tu tiempo con las personas que quieres. Pasa tiempo de calidad con ellas. Alguien dijo: Somos lo que somos por las personas con las que estamos y los libros que leemos.
  20. Invierte tiempo en estar solo. Cuanto tiempo dedicas a ti mism@? Es imprescindible invertir tiempo en estar solos y observarnos. La forma más directa que existe para recuperar el equilibrio y querernos es la meditación. Escucha la voz de tu verdadero Ser.
  21.  Vive en el Ahora, cultiva el estar Presente. Deja el pasado a un lado y deja de perseguir al futuro. No arruines tu presente. Recomiendo una lectura imprescindible: El poder del ahora, de Eckhart Tolle.
  22. Dedica tiempo a hacer lo que te gusta. ¿Crees que no sirve para nada?, que no te va a llevar a ningún sitio? ¿Los demás te dicen que pierdes el tiempo? Genial !!! Tienes un reto. Hazlo igualmente. Deja de actuar por criterios de los demás y vive tu vida. Ahora mismo. Si esperar resultados, vive el flujo creativo y disfrútalo.
  23. Define claramente tus rutinas. Nuestra mente está programada para actuar dentro de patrones. Escríbelos, simplifícalos y síguelos.
  24. Haz ejercicio. Es increíble el poder que tiene la activación física para nuestro rendimiento mental y para estar más equipados frente al estrés y las obligaciones. No pienses únicamente en hacerlo para verte mejor, sino en sentirte por dentro mejor y que se extienda al resto de tu vida. Nuestro cuerpo es una máquina impresionante que se nos ha regalado para alojar a nuestro ser. Tenemos que cuidarla.
  25. Simplifica tu dieta. La mayoría de las dietas fracasan por no ser simples. Separa en tres grupos: carbohidratos, proteínas, grasas. Ten claro la composición de lo que comes en esos tres grupos. Elimina el 100% de las grasas. Elimina carbohidratos basura: azúcares, bollería. En la noche toma únicamente proteínas y vegetales. ¿Simple? Hazlo durante tres meses y serás otra persona.
  26. Planifica tus comidas. Cuando cocines, hazlo para varias comidas guardándolo para las siguientes veces. Es la mejor forma de no caer en la tentación de la comida basura y simplificar los hábitos de dieta.
  27. Agrupa las tareas improductivas pero necesarias, intenta delegar si es posible. Elimina todas las tareas que haces y que no aportan demasiado. Gana tiempo para lo que verdaderamente quieres.
  28. Abre tu válvula de escape. Gran parte del día estamos en modo “trabajo” y no siempre podemos ser nosotros mismos. ¿Te ha pasado que querrías reírte a carcajadas delante de tu jefe o bien ponerte a gritar? Cuando puedas haz la actividad que te guste para ser tú mismo y liberarte. Música, baile, pintura, correr… sea lo que sea no dejes de hacerlo. Si te vas liberando de la presión tendrás menos probabilidades de estallar cuando todo se ponga en contra.
  29. Vacía tu correo. Mantener el inbox del email vacío es un hábito que cuesta al principio. El dejar que los mensajes crezcan como mala hierba lleva a ser improductivo y que el tiempo se te escape de las manos sin tener claras las prioridades.
  30. Minimiza los adornos y accesorios. A mi el espacio vacío me da paz, de alguna forma me crea sensación de bienestar. Si vives con más gente, lucha por tener tu propio “espacio en blanco”.
  31. Evita el consumismo. Evita modas, comprar sin ser necesario. Pregúntate: ¿lo necesito? Reduce el consumo eléctrico. Aprender a vivir conscientemente con un poco menos simplifica muchísimo la vida y aportas tu grano de arena al planeta.
  32. Reduce la cantidad, busca calidad. Limita las posesiones y enfócate en lo mínimo necesario: lo que más dura y en la mínima cantidad
  33. Aprende a eliminar el estrés. Es imprescindible prepararnos antes de que lleguen los momentos difíciles. No lo dejes para cuando ya es tarde.
  34. Haz una sola actividad a la vez. En día a día tengo tantas tareas que he llegado a abrir el email mientras hablo con alguien al teléfono, consulto una página de internet y hago señas a un compañero para organizar una reunión. Esto solo conduce a bajar nuestra consciencia en lo que hacemos y convertirnos en robots. Para aumentar nuestra Presencia hay que hacer una sola actividad a la vez.
  35. Simplifica tu vida interior. Planifica un tiempo para ti, quédate sólo contigo en soledad unos minutos al día. Da igual que seas o no religioso o espiritual. Conócete y aprende a estar solo. Esos 15 minutos al día es siempre posible, no hay excusa.
  36. Simplifica tus metas. Asigna únicamente 5 metas en cada grupo: trabajo, familia, salud. Cuantas más metas tengas, menos probabilidad tendrás de ejecutarlas.
  37. Simplifica tus tareas diarias mediante una lista al comenzar el día.
  38. Reserva tiempo para ti en las tareas diarias. Si ya tenemos poco tiempo para las obligaciones al cabo del día.. cómo vamos a conseguir tiempo para nosotros si no lo planificamos? Asigna tu propio tiempo alrededor de las tareas más importantes.
  39. Simplifica tu tiempo en Internet. Crea listas de favoritos y organízalo, el 90% del tiempo que pasamos en internet es viendo páginas que no nos aportan. Visita únicamente tus favoritos seleccionados.
  40. Elimina la suscripción a páginas de internet. He llegado a estar suscrito a 65 webs que me enviaban correo, finalmente he eliminado la gran parte de ellas. Me he quedado con las esenciales. Quédate con la suscripción a Hoy Motivación  y unas pocas más :-)
  41. Salpica el día con pequeños placeres. Ten presentes las pequeñas cosas que te puedes “regalar” durante el día
  42. No te sientas culpable por no hacer nada. A mi me cuesta cumplirlo, pero sé que tengo que llegar a hacerlo. Lo estoy consiguiendo en pequeñas dosis.
  43. Si puedes, vive cerca del trabajo y busca un gimnasio también cerca del trabajo. Simplificará mucho las rutinas y te resultará más sencillo tener un equilibrio.
  44. Crea tu ritual al levantarte. Date un gusto al cuerpo y cuídate desde el principio del día. El desayuno es importante, vence la pereza y lo agradecerás el resto del día. Planifica mentalmente tus tareas más importantes y escríbelas en cuando puedas.
  45. Cada nueva acción o tarea, pregúntate: ¿me servirá para una vida más simple? ¿Me proporcionará más paz interior?
  46. Desecha antes de organizar. No hay peor tarea que tratar de organizar sin haber desechado primero lo innecesario. Revisa los papeles, elimina, desecha…y  solo después comienza a organizar.
  47. Simplifica tus notas de planes e ideas en un sistema único. Yo uso Evernote.com, no necesito nada más para ordenar cientos de notas y encontrarlas fácilmente por etiquetas y temas. Tu creatividad y productividad aumentarán enormemente al usar este sistema. Es gratis.
  48. Simplifica tus finanzas. Evita tener demasiadas cuentas bancarias, planifica los pagos recurrentes de forma online, evita el papel. Los bancos online dan muchas opciones que no conocemos hasta que invertimos tiempo en investigar en ellos. Crea alarmas automáticas para operaciones y límites que puedes definir. Las posibilidades de simplificar son grandes.
  49. Haz un presupuesto de gastos que sea simple. No dejes de anticipar los gastos porque sea una tarea pesada: hazlo sencillo y realista.
  50. Simplifica tu sistema de almacenamiento. Busca sistemas simples para almacenar cajas y ahorrar espacio. Hay soluciones muy bien pensadas en muchos comercios. Es increíble lo efectivo que puede llegar a ser.
comillasEste ha sido uno de mis mantras: el enfoque y la simplicidad. Lo simple puede ser más difícil de conseguir que lo complejo. Tienes que trabajar duro para hacerlo simple. Pero realmente merece la pena al final: una vez que lo consigues puedes mover montañas. Steve Jobs.

 

Photo Credit: happykiddo via Compfight cc