Ayer me ocurrió algo que me hizo reflexionar sobre la culpa y el perdón en la familia. He estado tres años sin hablar a un ser querido por roces del pasado. Yo era el dueño de la verdad y la guardé en un puño cerrado, confiado de que no tuve la culpa. Una reflexión con 5 frases de perdon y aceptación.

Y probablemente sea cierto que la culpa no fue mía, pero la consecuencia de mi decisión de alejarme de esa persona ha creado un daño en el resto de mi familia y en ella.

En estos días, el destino y el tiempo ha querido que mi mirada se dirija a esta situación que había dejado como un barco a la deriva durante tanto tiempo.

Es como una paradoja que el hecho de moverme de sitio: el marcharme de este país, ha sido el causante de que  reflexione y trate de cerrar un capítulo del pasado antes de irme.

Después de dar el paso adelante y reencontrarme con ella, ha ocurrido algo que ha cambiado mi visión.

 

Las frases de perdón aprendidas

1. Entre los dos extremos siempre se puede encontrar una solución mejor

En un extremo está el ser hipócritas y traicionarnos a nosotros mismos tratando de ocultar una situación insostenible e inaceptable.

El otro extremo es dejar de ver y saber de esa persona durante toda la vida.

En medio se encuentran muchas posibilidades.

Yo he encontrado la solución al darme cuenta que puedo limitar las situaciones que crean conflicto y compartir al menos un poco con la persona con la que antes no podía ni ver.

2. Las personas no cambian

No es cierto.

Las personas SI cambian, pero lo hacen ellas sólas, cuando quieren y cuando se dan cuenta que tienen que hacerlo. 

El ser humano cambia, y cambia mucho.

De hecho nos podemos reinventar enteramente cuando queramos, para bien y para mal.

3. Nosotros no podemos cambiar a las personas

Dan igual mi rabia al recordar lo que me hizo, da igual mi dolor al ver que no se arrepentía de ninguna forma.

La realidad es simple: hay personas que no se dan cuenta del mal que han hecho.

Hay que aceptarlo. Sin más.

Si pretendemos pedir que se arrepientan, forzamos una situación que crea conflicto y nada va a mejorar.

Es la piedra contra la que me he chocado estos años.

No podemos buscar el arrepentimiento de otra persona.

Si no llega, hay que cambiar la estrategia, cambiar nuestra actitud.

 

comillas
El débil no puede perdonar. El perdón es atributo de los fuertes. Mahatma Gandhi

 

4. Es nuestra actitud la que podemos cambiar

El problema que originó el conflicto puede seguir ahí, y realmente en mi caso sé que va a seguir.

He pasado por varios retos en los que la clave es aceptar:

  • Aceptar que la persona no es consciente del mal que ha hecho
  • Aceptar o no si nos interesa evitar totalmente a esa persona
  • Aceptar que la familia está por encima de mi orgullo, y que un pequeño paso de avance significa mucho para mi y para otros
  • Aceptar que esa persona va a volver a hacer lo mismo en caso de repetirse una situación similar
  • Aceptar que tendré que buscar situaciones que no me acerquen al origen del conflicto de nuevo. Es mejor compartir un poco que no tener nada.

5. Tomar la responsabilidad

Durante todo este tiempo he pensado “es ella la que se tiene que acercar, no yo“.

Pero lo cierto es que cuando aceptamos los puntos anteriores, uno de ellos nos desbloquea:

¿cómo va a dar el primer paso la otra persona si no es consciente del mal que ha hecho?

Por eso es importante la aceptación, para desbloquear nuestras acciones.

Ahora yo sé que YO era el que tenía que actuar, y pasar a la acción sin esperar nada de la otra persona.

 

comillas

Hace falta una persona para perdonar. Hacen falta dos personas para reunirse. Lewis B. Smedes

 

¿Has pasado por una situación similar? ¿Cuales son tus frases de perdon aprendidas?

¿Qué decisiones difíciles has tomado que finalmente el tiempo te ha confirmado como buenas?

 

Photo Credit: Sean Molin Photography via Compfight cc