Nuestro máximo potencial está bloqueado por nuestras creencias limitadoras. Está en nuestra mano poder cambiarlo, pero únicamente cuando seamos conscientes de ellas y pongamos los medios para borrarlas. Aquí presentamos 5 acciones potentes a tener muy en cuenta.

5 Acciones para conseguir el máximo potencial

1. Deja de pensar que los errores del pasado invalidan tu futuro

Creo que no puede haber nadie que no se arrepienta de una gran cantidad de errores del pasado. Decisiones equivocadas y apresuradas, aquella persona de la que no debimos confiar, nuestra falta de dedicación en los estudios, la gran mentira que nunca debimos decir… la lista es larga para cada uno de nosotros.

No importa, no pienses en ello.

De hecho, BORRALO !

Da igual lo que ocurrió en el pasado, solo hay una evidencia contundente:

No puedes cambiar tu pasado.

Así que olvídalo!

Céntrate en el presente que es lo único que tienes en tus manos, y trabaja para reinventarte y conseguir tu máximo potencial.

Los errores que hayas cometido en el pasado únicamente tienen poder sobre ti si sigues creyendo en ellos y alimentándolos en tu mente. Por la Ley de la Atracción vas a atraer consecuencias parecidas. Cuídate de alimentarlos en tu subconsciente, son un lastre que mina tu potencial.

Los errores del pasado no son un impedimento para conseguir llegar al máximo potencial. Muchas veces son los propios errores los que nos guían hacia el camino correcto y nos colocan en la senda del éxito.

Conseguir tus sueños solo depende de lo que programes en tu mente desde este mismo instante.

El pasado ya ocurrió. Ahora la decisión es tuya.

2. Deja de pensar que meramente “existimos”

Hay personas que creen que meramente se puede “existir”. Lo hacen para justificarse y no buscar un propósito por el que luchar y elevarse en la vida.

Hemos sido creados para cumplir con un propósito. Cada uno de nosotros tenemos la responsabilidad de conseguir nuestro máximo potencial.

Da igual nuestro punto de partida, da igual nuestra situación personal.

Nuestro verdadero Ser no es nuestro cuerpo, no es lo que observamos en el espejo. Somos mucho más y pertenecemos a más planos de existencia del que simplemente “vemos” con nuestros cinco sentidos.

Podemos conectarnos con nuestro verdadero Yo, o simplemente no hacerlo y vivir la vida rutinaria sin más.

Cada uno de nosotros deberíamos de reservar un tiempo al día para estar solos con nosotros mismos y conectar con la energía que a todos nos une, la Inteligencia Infinita, la Mente Universal. Es posible hacerlo mediante la meditación. Usando ejercicios de visualización para imprimirlos en nuestra mente subconsciente, que es el vínculo de unión con esa Fuente.

Este ejercicio es indispensable para comprender que cada uno de nosotros tenemos un enorme potencial todavía sin usar y un propósito que existió antes de que estuviéramos en la tierra. Podemos elegir conectar con este propósito, o no.

Este propósito es igualmente importante sea el que sea, y no está relacionado por la visión egocéntrica del éxito, sino más bien por lo que hemos definido en los 7 ingredientes del éxito.

Para una persona puede representar el encontrar la cura para una enfermedad, para otro puede ser crear un negocio, para otra persona puede ser dibujar una sonrisa en los niños de un hospital.

Este propósito personal es igualmente válido y necesario.

¿Qué es lo que realmente quieres conseguir en tu vida?

¿Cual es la huella que quieres dejar marcada?

¿Te estás acercando a ese propósito o te alejas?

¿Dedicas tiempo para meditar y conectar con tu interior?, o bien ¿la vida pasa por encima de ti?

3. Deja de pensar en las palabras negativas de otros

No podemos negar que al vivir en sociedad, lo que ocurre y se dice en nuestro entorno nos va a afectar. La solución no es recluirse del mundo para dejar de recibir esa influencia, sino tomar la responsabilidad y ser selectivos.

No podemos permitir de ninguna forma que las palabras negativas arruinen nuestra felicidad, nuestra capacidad de actuar, y nuestra posibilidad de crecer hasta nuestro máximo potencial.

¿Te has preguntado hasta qué punto influyen los mensajes negativos que recibes al cabo del día para llegar a tu máximo potencial?

¿Has probado a desconectar las influencias negativas de los medios de comunicación? ¿Sabes lo increíblemente feliz que se vive en silencio y sin televisión?

No me refiero a ser insensible a lo que ocurre en el mundo: se puede cambiar el hábito de ver la televisión, con el de seleccionar conscientemente las noticias que nos interesan en Internet.

En definitiva, es cambiar la basura que recibe nuestro cerebro todos los días y mensajes negativos de la TV, por aquello que nosotros elegimos escuchar. Significa cortar de golpe con un 50% de los mensajes incapacitadores que recibimos al cabo del día.

Frases como:

“no eres lo suficientemente bueno”

“no estás preparado”

“tu no vales para eso”

son veneno que hemos escuchado una y otra vez en nuestra vida, a veces incluso por seres muy cercanos.

Las palabras que otros dicen acerca de nuestras vidas solo hacen daño si decidimos creer en ellas.

Si no las paramos, pueden llegar a ser el muro que nos separa de nuestros sueños, de la realización de nuestro máximo potencial.

Las palabras tienen poder. Actúan sobre nuestra mente subconsciente y su efecto se multiplica si producen efecto emocional en nosotros.

Somos libres de elegir alejarnos de las palabras negativas y de su fuente, elegir sabiamente la gente que nos rodea y repetirnos constantemente con nuestras propias frases de motivación lo que valemos.

Sepárate de las palabras negativas y crea tu propia realidad, formando tus propias imágenes.

4. Deja de arruinar la percepción de tu potencial

Demasiadas personas dejar de conectarse con su potencial, crean excusas que arruinan la posibilidad de cambio.

Solo es posible lograr aquello que claramente identificamos como una meta. De forma equivalente, es imposible lograr aquello que identificamos como lejano o imposible.

Os imagináis que un emprendedor pudiera triunfar poniendo la excusa “si tuviera más valor…”. Poco probable que tenga éxito.

O una persona que intente adelgazar diciéndose a sí mismo: “ si tuviera más fuerza de voluntad…”. Difícilmente lo va a lograr.

Son todas excusas para justificarnos a nosotros mismos que no lo vamos a intentar, o para justificar nuestro fracaso.

Aquello que hace falta en la vida o en el carácter de una persona sólo se puede conseguir partiendo de la base de que creamos en ello y pongamos los medios.

En el momento que aceptamos y creemos que hemos nacido con los recursos necesarios para conseguir prácticamente todo, abrimos una enorme puerta que nos conecta con algo muy grande y más allá de nosotros.

Lo que conseguimos en la vida no solo depende de lo que queremos, sino de lo que esperamos. Define tus expectativas, y pon el listón alto. No arruines tu potencial.

5. Deja de pensar que no tienes suficientes recursos

Frases como “podría cambiar mi vida si tuviera más dinero” las hemos escuchado cientos de veces.

A veces nos cuesta diferenciar entre:

  1. Aceptar la realidad, y vivir feliz con ella sin cambiar, porque no podemos hacer nada. Además, elegir lo que tengo es la clave de la felicidad.
  2. Cambiar la realidad, porque está en nuestras manos y nos ponemos excusas para no hacerlo. Alcanzar nuestro máximo potencial es una meta y obligación como seres humanos.

La mayor parte de las veces, la verdad de nuestra situación se corresponde con el tipo 2. Es decir, ¡podemos cambiarlo!

Día a día desarrollamos creencias autolimitadoras, de todo tipo : monetarias, sociales, laborales, etc.

Define tus metas monetarias para lanzar tu sueño y pon los medios.

Hoy en día las opciones son inmensas.

Has probado las increíbles posibilidades de ofrecer tu trabajo como especialista en lo que sepas hacer bien y que te puedan contratar desde todo el mundo? ¿Conoces elance.com ?

¿Has probado a vender lo que te sobra en ebay.com?

¿Has pensado en hacer una web para convertir tu pasión en un negocio online?

Solo son unas pocas ideas con las que podemos reinventarnos.

Una vez que tenemos claro el objetivo y hemos definido las metas (el “qué”) , el “cómo” suele aparecer tarde o temprano de la forma más inesperada.

Cada uno de nosotros hemos sido creados con un propósito. Existimos para dejar una huella. Conecta con tu potencial, medita, atrae pensamientos semejantes hacia a ti.

Deja de quejarte y actúa. Sino acabarás tumbado en la cama añorando lo que podías haber hecho!

El momento es AHORA. Te lo debes a ti mism@, a nadie más.